Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

7 formas de mantener viva tu planta de aloe (en interiores)

Las plantas de aloe están adaptadas a crecer en climas cálidos y secos con relativamente poca lluvia. Para mantener vivas las plantas de aloe, es importante imitar estas condiciones plantándolas en tierra para macetas arenosa y bien drenada, a pleno sol y regando solo cuando la tierra para macetas se haya secado.

Las plantas de aloe son una de mis plantas de interior favoritas porque son tolerantes a la sequía, ¡así que puedo irme de vacaciones sin preocuparme por el riego! ¿Qué más puedes pedirle a tus plantas de interior?

Aquí hay una tabla que resume mis principales consejos de cuidado para mantener vivas las plantas de aloe vera:

Cómo cuidar tus plantas de aloe en interior: Requisitos para plantas de aloe de interior:
1. Luz: Pleno sol (al menos 6 horas). Las luces de cultivo de interior pueden ser necesarias en invierno si no tienes una ventana orientada al sur.
2. Tierra para macetas: El suelo arenoso para ‘suculentas y cactus’ es necesario para proporcionar un drenaje adecuado a las plantas de aloe. La tierra para macetas normal retiene demasiada humedad.
3. Riego: Riegue cuando la tierra para macetas se haya secado. Las plantas de aloe necesitan agua con menos frecuencia en invierno.
4. Las mejores macetas para plantas de aloe: La arcilla y la terracota son las mejores debido a su estructura porosa, que permite que la tierra se seque de manera más uniforme.
5. Trasplante de plantas de aloe: Trasplante el aloe cada 2 o 3 años en una maceta de aproximadamente una pulgada de diámetro más grande.
6. Fertilizante: Use fertilizante para suculentas y cactus para plantas maduras de aloe una vez al mes en primavera y verano.
7. Rango de temperatura: El rango de temperatura óptimo es entre 16°C y 24°C (60°F a 75°F) durante el día y entre 10°C y 16°C (50°F a 60°F) durante la noche. El aloe puede tolerar temperaturas mucho más cálidas.

Continúe leyendo sobre cómo cuidar las plantas de aloe y obtenga consejos para solucionar problemas…

1. Ubicar la planta de Aloe a 6 horas de luz solar directa.

Las plantas de aloe son originarias de ambientes cálidos, secos y soleados, mientras que el aloe vera crece de forma silvestre en países como Sudáfrica. Omán en la Península Arábiga.

Por lo tanto, si cultivas en interior, debes buscar un alféizar agradable y soleado con al menos 6 horas de luz solar directa.

En mi experiencia, es mejor dar a las plantas de aloe la mayor cantidad de sol posible porque cuanto más sol tenga el aloe, mejor se mantendrá en una forma compacta estéticamente agradable en lugar de volverse largo y caído.

¿Por qué se me cae el aloe?
Este es un ejemplo de un aloe que encontré que colgaba con una luz relativamente baja.

Si se dejan en demasiada sombra, las hojas de aloe a menudo se caen, se vuelven pálidas y se vuelven largas mientras buscan más luz.

Sin embargo, debo advertir que si tu aloe ha estado un tiempo a la sombra, debes exponerlo gradualmente a más luz solar en lugar de colocarlo al sol directo, ya que puede quemarse si no tiene tiempo de adaptarse.

  Bambú de la suerte contra bambú

En lugar de exponerlo repentinamente al sol abrasador, debemos exponer el aloe a más luz solar durante dos semanas (moviendo la planta o cerrando ligeramente una cortina) para darle tiempo a que el aloe se asiente y se adapte a las condiciones soleadas. debería ser muy feliz.

Consejo útil: Si no tiene un alféizar con suficiente luz solar, complemente la luz natural con luces de cultivo para evitar que el aloe se vuelva de piernas largas. Solía ​​hacer esto cuando vivía en mi apartamento en Nueva York. Durante los cortos días de invierno, mi planta de aloe obtenía la mayor parte de su luz de las luces de cultivo, ¡y aún así lucía genial!

2. Plante áloes en el interior, en un suelo arenoso bien drenado.

Las plantas de aloe crecen en suelos arenosos y arenosos, bien drenados, bajos en nutrientes y que tienen una estructura porosa en su entorno nativo.

Una de las claves para mantener vivo el aloe es plantarlo en un suelo que imite las condiciones naturales del suelo, plantándolo en una «tierra para suculentas y cactus» especialmente diseñada. No puedo enfatizar lo suficiente lo importante que es esto.

El
La «tierra arenosa para suculentas y cactus» es la mejor tierra para cultivar plantas de aloe.

La tierra para macetas convencional retiene la humedad alrededor de las raíces de la planta de aloe durante demasiado tiempo para tolerarla, lo que puede causar los mismos síntomas que el riego excesivo: las hojas se vuelven amarillas o marrones y adquieren una textura blanda.

El suelo de las suculentas y los cactus es extremadamente arenoso y no retiene mucha agua alrededor de las raíces, lo que ayuda a prevenir la pudrición de las raíces.

(Lea mi artículo para obtener más información. La mejor tierra para macetas para plantas de aloe).

3. Riegue las plantas de Aloe solo cuando la tierra se seque por completo.

Las plantas de aloe han experimentado muchas adaptaciones para crecer en condiciones secas, y sus hojas gruesas y carnosas almacenan humedad para hacer frente a la sequía.

Debido a que las plantas de aloe están adaptadas para resistir la sequía, no toleran la humedad, y una de las razones más comunes que veo por la muerte de una planta de aloe es el exceso de agua.

Las plantas de aloe suelen experimentar un diluvio de lluvia seguido de un período de sequía en su hábitat natural, por lo que si riegas el aloe en el interior, es mejor repetir este ciclo. ¿Cómo haces esto?

Riegue bien la planta de aloe, asegurándose de que el medio para macetas esté uniformemente húmedo y esperando a que la tierra se seque antes de volver a regar.

Para saber cuándo sus plantas de aloe necesitan agua, le recomiendo palpar la tierra de la maceta a través del orificio de drenaje en la parte inferior. Si la tierra se siente húmeda, retrase el riego unos días hasta que la tierra se haya secado. Luego riega la tierra lo suficiente.

Otra buena forma de saberlo es recoger la maceta de aloe después de regarla y evaluar su peso. La maceta debería sentirse cada vez más ligera a medida que la tierra se seca. Luego déjalo en remojo.

  7 causas de que las hojas de hoya se vuelvan amarillas (y cómo solucionarlas)

Personalmente, estos métodos me parecen mucho más eficaces que utilizar medidores de humedad.

Los aloes lo utilizan mucho más como agua en primavera y verano. las temperaturas están en el rango óptimo para el crecimiento de 60°F a 75°F (16°C a 24°C).

Si las temperaturas aumentan significativamente por encima de los 75°F, el aloe a veces puede disminuir su tasa de crecimiento y usar menos agua.

Asimismo, cuando las temperaturas bajan en invierno y hay muchas menos horas de luz, la tasa de crecimiento del aloe y por tanto su demanda de humedad disminuye; Siempre es mejor probar la tierra o sentir el peso de la maceta antes de regar.

Personalmente, riego mis plantas de aloe cada 7 a 10 días en primavera y verano y aproximadamente cada 14 días en otoño e invierno.

Si las hojas del aloe se ven más delgadas, el aloe está agotando sus reservas de humedad, lo cual es una buena indicación de que necesita agua.

Si no estás seguro acerca del riego, lee mi artículo al respecto. ¿Cómo saber si a su planta de aloe le han dado demasiada o muy poca agua?.

4. Plante áloe en macetas de barro o terracota sin esmaltar.

Las macetas de barro o terracota son las mejores para cultivar plantas de aloe.
Las macetas de barro o terracota son las mejores para cultivar plantas de aloe.

Mis macetas favoritas para cultivar plantas de aloe son vasijas de barro o terracota sin esmaltarDebido a que estas macetas tienen una estructura porosa, la tierra se puede secar de manera más uniforme y no hay riesgo de que las raíces se pudran.

Aunque he cultivado plantas de aloe en macetas de plástico o cerámica, estos materiales son impermeables y descubrí que pueden retener demasiada humedad para el resto. Planta de aloe adaptada a la sequía tolerar.

Elija una maceta con orificios de drenaje en el fondo, para que el exceso de agua pueda escapar después del riego y evitar que la tierra se empape.

Consejo importante: Vacíe el exceso de agua de los platillos, recipientes o macetas decorativas para exteriores después del riego para que sea posible un buen drenaje y la tierra no se humedezca demasiado.

5. Al trasplantar, utilice una maceta que sea un poco más grande para evitar que se trasplante demasiado.

Los aloes no necesitan ser trasplantados con demasiada frecuencia y pueden tolerar raíces arraigadas en macetas durante algún tiempo, pero he encontrado mejores resultados trasplantando mis plantas de aloe cada 2 o 3 años en una maceta proporcional al tamaño de la planta de aloe.

Recomiendo usar una olla que esté sola. 1-2 pulgadas de diámetro, más grande que la maceta de aloe vera anterior. Si la planta de aloe se coloca en una maceta mucho más grande, la tierra se secará mucho más lentamente, lo que aumentará la posibilidad de que las raíces se pudran.

  Las 10 hierbas ornamentales más bonitas para tu jardín

Asegúrese de que la maceta tenga un orificio de drenaje en el fondo y no coloque la maceta en una maceta decorativa para exteriores más grande, ya que esto evitará que el agua se escurra correctamente.

Trasplante siempre las plantas de aloe vera en «tierra para suculentas y cactus» para evitar la pudrición de las raíces.

6. Utilice un fertilizante especial para suculentas (evite utilizar fertilizante para plantas de interior)

Las plantas de aloe crecen relativamente lentamente, lo cual es una adaptación a vivir en un ambiente sin abundantes recursos excepto la luz solar. El suelo nativo de la planta de aloe es arenoso y contiene relativamente pocos nutrientes.

Es por eso que yo personalmente no uso fertilizante en plantas de aloe más pequeñas, especialmente si han sido trasplantadas recientemente. Sin embargo, las plantas de aloe más grandes y maduras requieren más nutrientes, y he visto buenos resultados con un fertilizante especial para suculentas y cactus.

Un fertilizante normal para plantas de interior es demasiado fuerte para las plantas de aloe y puede quemar las raíces, por lo que es necesario un producto especializado.

El mejor fertilizante para plantas maduras de aloe
Este es el fertilizante que uso para las plantas maduras de aloe.

El fertilizante para suculentas y cactus contiene todos los nutrientes, en la concentración adecuada, que el aloe necesita para crecer y posiblemente florecer.

En primavera y verano aplico fertilizante una vez al mes para asegurar una planta sana.

7. Mantenga un rango de temperatura de Entre 50°F y 75°F (10°C a 24°C)

Las plantas de aloe se sienten muy cómodas a temperatura ambiente, con un rango de crecimiento óptimo 60°F a 75°F (16°C a 24°C) durante el día y entre 50°F a 60°F (10°C a 16°C) durante la noche.

Las plantas de aloe pueden sobrevivir a temperaturas mucho más altas, especialmente durante el día, y, según mi experiencia, pueden tolerar un día abrasador bajo el sol de verano sin ningún problema.

Sin embargo, cabe señalar que si las temperaturas se mantienen altas durante largos periodos de tiempo, el crecimiento se ralentiza significativamente para conservar recursos y humedad.

Las plantas de aloe también prefieren que las temperaturas bajen unos 10 °F por la noche, ya que estas son las fluctuaciones de temperatura típicas en su entorno nativo. Personalmente, sin embargo, he cultivado bien el aloe con calefacción interior porque el aloe lo tolera bien.

Si el aloe se enfría demasiado en invierno porque está en el alféizar de la ventana, puede volverse de color amarillo claro o marrón. Por lo tanto, es posible que necesites encontrar un lugar más cálido para tu planta de aloe.

(Lea mi artículo, Cómo revivir una planta moribunda de aloe vera).

Solución de problemas de plantas de aloe:

¿La planta de aloe se vuelve marrón o amarilla y blanda?

Las plantas de aloe se vuelven marrones o amarillas y blandas debido al exceso de agua y al suelo de drenaje lento. Las plantas de aloe no pueden tolerar el suelo húmedo, lo que provoca la pudrición de las raíces. Deje que la tierra se seque completamente entre riegos y siempre plante aloe en un suelo arenoso y bien drenado.

¿Planta de aloe colgando?

Si la planta de aloe no tiene suficiente luz, las hojas se alargarán, debilitarán y caerán a medida que crecen hacia la fuente de luz más fuerte. Las plantas de aloe necesitan al menos 6 horas de luz solar directa para permanecer compactas y evitar una apariencia caída.

¿La planta de aloe se pone roja?

Aloe Juvenna 'Tiger Tooth Aloe' se vuelve rojo debido a las altas temperaturas, el sol brillante y la falta de agua.
Este es mi Aloe Juvenna ‘Tiger Tooth Aloe’ que se está poniendo rojo debido a las altas temperaturas, el sol brillante y la falta de agua.

Las plantas de aloe se vuelven rojas debido a los pigmentos antocianinas y carotenoides, lo que indica que el aloe está bajo estrés, generalmente debido a una combinación de temperaturas extremadamente altas y luz solar brillante.

Las temperaturas frías, la falta de agua y el suelo poco fértil también pueden enrojecer una planta de aloe.

Recomiendo trasladar el aloe rojo estresado a una habitación con una temperatura inferior a 75 °F y que proporcione algo de sombra del sol del mediodía. Asegúrese de regar bien el aloe para que pueda recuperarse y volverse verde nuevamente.

Para más información lee mi artículo, cómo solucionar los 5 problemas más comunes de la planta de aloe.

Comparte tu aprecio