Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Cómo saber si la planta de aloe ha sido regada en exceso o con poca agua (cómo salvarla)

¿Cómo sabes si tu planta de aloe está bajo el agua o demasiado?

La diferencia entre una planta de sábila sumergida y una planta de sábila sumergida es que las hojas de una sábila sumergida se vuelven marrones y amarillas con una textura suave y blanda, mientras que las hojas de una sábila sumergida se adelgazan y encogen antes de volverse marrones.

Las plantas de aloe son plantas suculentas que almacenan humedad en sus hojas y, por lo tanto, las hojas se encogen cuando la planta está bajo el agua.

Sin embargo, las plantas de aloe están adaptadas para tolerar la sequía y pueden soportar estar sumergidas mucho mejor que el exceso de agua.

Sigue leyendo para aprender la diferencia entre una planta de aloe sumergida y con exceso de agua y cómo salvarla…

¿Cómo saber si la planta de aloe ha sido regada en exceso?

Las raíces se vuelven marrones, blandas y con mal olor por el exceso de agua.
Las raíces se vuelven marrones, blandas y con mal olor por el exceso de agua.

Si una planta de aloe se riega en exceso, las hojas se volverán amarillas o marrones y tendrán una textura blanda y blanda y una apariencia caída. Las raíces se vuelven marrones y mueren con un aspecto podrido y un olor desagradable.

Las plantas de aloe son nativas del Península Arabica y crecen en suelos arenosos bien drenados con lluvias poco frecuentes.

Por eso las plantas de aloe son especiales: bien adaptado para tolerar condiciones de sequía haciéndolos muy sensibles al riego excesivo y suelos de drenaje lento y por lo general resulta en pudrición de la raíz u hojas blandas, marrones/amarillas.

Las raíces de un aloe sano son firmes y de color más claro.
Las raíces de un aloe sano son firmes y de color más claro.

(Las plantas de aloe pueden volverse marrones por algunas otras razones, como las quemaduras solares. Lea mi artículo, ¿Por qué mi aloe se está poniendo marrón?

Regar en exceso y plantar aloe en suelos de drenaje lento es, con mucho, el error más común en el cuidado de las plantas de aloe.

Las plantas de aloe prosperan cuando se riegan a fondo seguido de un período seco de aproximadamente dos semanas, ya que esto imita la lluvia seguida de un período de sequía que normalmente experimentan en su entorno natural.

Las plantas de aloe extraen la humedad de la tierra de la maceta después de un buen tiempo de remojo y luego almacenan la humedad en sus hojas, lo que les permite vivir en climas áridos con un suelo con buen drenaje.

Las plantas de aloe necesitan que la tierra se seque por completo entre períodos de riego, lo que generalmente significa regar su aloe cada 2 semanas (Lea mi artículo, como regar aloe vera para saber con qué frecuencia se debe regar el aloe vera en diferentes épocas del año).

Si riega una planta de aloe más de una vez a la semana, está regando demasiado su aloe, ya que no le dará a la tierra la oportunidad de secarse.

Sin embargo, es importante reconocer que el programa de riego correcto debe combinarse con la tierra para macetas correcta y con buen drenaje para evitar los síntomas de riego excesivo.

Las plantas de aloe no crecen bien en tierra para macetas normal porque atrapa la humedad alrededor de las raíces durante demasiado tiempo después del riego, lo que provoca los síntomas de riego excesivo.

  10 grandes suculentas con flores moradas

Una planta de aloe con hojas blandas es una advertencia contra el riego excesivo, pero no significa necesariamente que la planta se haya desarrollado. raíz podridasi detecta el problema rápidamente, antes de que se produzca la pudrición de la raíz.

¿Cómo arreglar una planta de aloe con exceso de agua?

Para salvar una planta de aloe con exceso de agua, reproduzca las condiciones de su entorno nativo, reemplace la tierra con tierra suculenta, arenosa y con buen drenaje, riegue el aloe solo cuando la tierra de la maceta se haya secado y corte las hojas marrones y blandas de aloe. para evitar que se propague la podredumbre.

  • Espere a que la tierra para macetas se seque completamente entre cada riego† Para saber cuándo es el momento de volver a regar tu planta de aloe, palpa la tierra en el fondo de la maceta a través del orificio de drenaje en la base. Si aún puede detectar la humedad, retrase el riego durante unos días. Si la tierra para macetas se siente seca, ahora es el momento perfecto para regar.
  • Retire su planta de aloe del suelo e inspeccione las raíces en busca de pudrición de la raíz.† Las raíces deben verse sanas y de color más claro (nota: las raíces pueden volverse marrones con la tierra). Si hay raíces que son marrones, de textura blanda y huelen mal, estas raíces se están pudriendo y es importante recortarlas para un crecimiento saludable con un par de tijeras de podar afiladas. Esterilice las tijeras de podar con un paño empapado en desinfectante para evitar la propagación de patógenos fúngicos a las raíces sanas. Recorte las raíces podridas hasta que solo queden raíces sanas y firmes.
  • Retire las hojas que se vuelven amarillas o marrones con tijeras de podar afiladas† A veces puedes retirar suavemente las hojas. Quitar estas hojas descoloridas evita que la podredumbre se propague alrededor de la planta de aloe.
  • Trasplanta tu aloe en tierra suculenta y de cactus mientras la tierra se drena lentamente.† Se crea un suelo especial para suculentas y cactus para imitar las condiciones naturales del suelo del entorno natural de las plantas de aloe. Esto permite que el agua se drene de manera eficiente y es la mejor manera de reducir los efectos del exceso de agua (lea mi artículo sobre el mejor tierra para macetas para aloe vera
  • Limpie la maceta antes de trasplantar o trasplantar el aloe preferiblemente en una maceta de terracota o arcilla.† Limpia la maceta con desinfectante, ya que la maceta puede albergar enfermedades fúngicas provocadas por la humedad del suelo. Las macetas de terracota o arcilla son mejores para las plantas de aloe, ya que son porosas, lo que permite que la tierra se seque de manera más uniforme entre cada riego, mitigando los efectos de la pudrición de la raíz (lea mi artículo, elegir las mejores macetas para aloe vera
  • Coloque la planta de aloe en luz indirecta brillante durante 2 semanas mientras se recupera.† Si bien las plantas de aloe pueden tolerar la luz solar directa, el sol brillante y las altas temperaturas pueden agregar estrés adicional a una planta enferma, así que coloque el aloe en una luz brillante.
  ¿Por qué mis agujas de cactus se vuelven marrones y cómo soluciono esto?

Las plantas de aloe pueden recuperarse del riego excesivo, pero si la pudrición de la raíz es demasiado grande, la única opción es propagar el aloe a partir de hojas sanas sobrantes.

Las plantas de aloe son relativamente fáciles de propagar y pueden ser la única forma de salvar la planta con exceso de agua. Mire este útil video de YouTube para propagar plantas de aloe a partir de hojas.

¿Cómo saber si una planta de aloe está bajo el agua?

Aloe diente de tigre (Aloe juvenna) con hojas que se vuelven marrones y se enroscan hacia adentro por permanecer bajo el agua.
Aloe diente de tigre (Aloe juvenna) con hojas que se vuelven marrones y se enroscan hacia adentro por permanecer bajo el agua.

Cuando se sumerge una planta de aloe, el aloe se encoge y las hojas se adelgazan y se enroscan hacia adentro a medida que el aloe utiliza las reservas de humedad de las hojas. Las hojas también se vuelven marrones cuando están muy sumergidas.

Las plantas de aloe se encuentran naturalmente en regiones áridas y áridas con suelos que drenan bien y precipitaciones poco frecuentes.

Si bien las plantas de aloe no necesitan regarse con tanta frecuencia como la mayoría de las plantas de interior, siempre se les debe dar mucha agua.

Un error común con las plantas de aloe es malinterpretar el consejo de que «las suculentas y los aloes no necesitan mucha agua» en el sentido de que solo deben regar ligeramente.

Si riega la tierra demasiado a la ligera, solo la superficie de la tierra se humedecerá y el agua no penetrará en la tierra para macetas ni alcanzará las raíces del aloe donde se necesita.

Los aloes necesitan incluso la humedad del suelo para permitir que las raíces absorban la humedad que necesitan antes de permitir que el suelo se seque. Luego, la humedad se almacena en las hojas, por lo que las hojas de una planta de aloe sana se ven llenas y se sienten gordas.

El primer signo de una planta de aloe sumergida es que las hojas se adelgazan a medida que el aloe absorbe la humedad.

Afortunadamente, esta capacidad de almacenar agua es parte de la estrategia de supervivencia del aloe para hacer frente a las condiciones cálidas y áridas de su entorno nativo. Por lo tanto, el aloe suele sobrevivir bien bajo el agua y se recupera con bastante rapidez.

Es importante tener en cuenta que la tierra del aloe puede secarse mucho más rápido si la maceta es particularmente pequeña, lo que puede provocar síntomas de inmersión. Las altas temperaturas, la luz solar intensa y el calor interior también pueden hacer que el suelo se seque demasiado rápido para que las raíces del aloe absorban suficiente humedad, lo que puede resultar en un aloe sumergido.

  Consejos de Snake Plant Brown - ¿Debo cortar la parte dañada?

tamaño de maceta, temperatura, crecimiento activo

¿Cómo salvar una planta de aloe bajo el agua?

Para salvar una planta de aloe inundada, debe empapar el suelo generosamente,

  • Coloca el aloe en un recipiente con agua durante unos 10 minutos y asegúrate de que la tierra y el cepellón estén sumergidos† Esta es la mejor manera de regar una planta de aloe muy sumergida, ya que permite que el medio de la maceta se absorba bien y llegue a las raíces. El peligro de una sábila muy sumergida es que la maceta se endurecerá, lo que puede hacer que la tierra se vuelva hidrofóbica (repele el agua), lo que hace que el agua gotee desde la superficie de la tierra y salga por el orificio de drenaje en la base sin llegar al suelo. raíces.
  • Una vez que la planta de aloe se haya remojado bien en un recipiente, sáquela y vacíe cualquier platillo o bandeja con exceso de agua.† Esto debería ayudar inmediatamente a que su aloe mejore su apariencia ya que las raíces pueden absorber la humedad para almacenarla en las hojas. No riegues el aloe hasta que la tierra de la maceta se sienta seca para evitar el riego excesivo.
  • Siempre riegue generosamente las plantas de aloe para que el exceso de agua gotee desde el fondo de la maceta.† Es importante que la tierra de la maceta esté uniformemente húmeda para que las raíces del aloe puedan absorber la humedad que necesitan.

La clave para salvar una planta de aloe sumergida es averiguar qué tan rápido se seca la tierra del aloe. La velocidad a la que se seca la tierra puede variar según la madurez de la planta de aloe, el tamaño de la maceta y la temperatura del ambiente.

Entonces, para determinar el ciclo de riego óptimo para su planta de aloe (para evitar inundaciones), remoje abundantemente el aloe y luego palpe la tierra para averiguar cuántos días tarda en sentirse seco en el fondo del frasco. Una vez que la tierra se sienta seca en la parte inferior (toque la tierra a través de los orificios de drenaje en la base para detectar la humedad), ahora es el momento óptimo para regar.

Puntos claves de aprendizaje:

  • La mejor manera de saber si su planta de aloe ha sido regada en exceso o insuficiente es mirar las hojas. Las hojas de aloe con exceso de agua se vuelven marrones y amarillas con una textura suave y blanda, mientras que las hojas de aloe inundadas se adelgazan y se encogen antes de volverse marrones.
  • Para revivir una planta de aloe con exceso de agua, recorte las raíces con tijeras de podar, elimine las hojas que se vuelven marrones o amarillas, reemplace la mezcla para macetas con una mezcla para macetas arenosa que drene bien y espere a que la tierra se seque por completo antes de volver a regar.
  • Para revivir una planta de aloe sumergida, coloque la maceta de aloe en un recipiente con agua durante 10 minutos y asegúrese de que el cepellón esté sumergido para que la tierra esté uniformemente húmeda y las raíces puedan absorber la humedad necesaria para reponer las reservas de humedad en las hojas. .
Comparte tu aprecio