Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Cómo salvar una planta de aloe con hojas amarillas

Las hojas amarillas de aloe pueden indicar que las raíces del aloe sufren pudrición de la raíz debido al exceso de agua y al drenaje deficiente. Las plantas de aloe son tolerantes a la sequía y necesitan que la tierra para macetas se seque entre períodos de riego. Las hojas de aloe también pueden volverse amarillas debido a demasiada luz solar directa.

Para mantener un aloe con hojas amarillas, imite las condiciones de su entorno nativo reduciendo la frecuencia de riego, trasplantando el aloe en un suelo arenoso y bien drenado y cortando las hojas amarillas hasta la base con un cuchillo afilado o unas tijeras de podar.

Sigue leyendo para descubrir por qué el aloe se vuelve amarillo y cómo implementar correctamente las soluciones para salvar tu planta…

¿Por qué las plantas de aloe se vuelven amarillas, suaves y blandas?

  • Síntomas. Las hojas se vuelven amarillas, con un tinte translúcido y una textura blanda y blanda. Las hojas también se vuelven amarillas y marrones.
  • Causas. Pudrición de la raíz y pudrición de la hoja por riego excesivo y drenaje deficiente.

Las plantas de aloe son nativas de África y la Península Arábiga. en el que prosperan climas cálidos y secoscrecimiento interno suelos arenosos bien drenados Eso no retiene mucha humedad con poca humedad.

Para hacer frente a estas condiciones, las plantas de aloe tienen muchas adaptaciones para hacer frente a la sequía, particularmente al almacenar humedad en sus hojas gruesas y carnosas.

Debido al hecho de que las plantas de aloe se han adaptado específicamente a la sequía resistente, no toleran las condiciones de humedad y son muy susceptibles a desarrollar pudrición de la hoja o la raíz, lo que hace que las hojas se vuelvan amarillas translúcidas con una textura suave y blanda.

La tierra común para macetas retiene demasiada humedad para que la planta de aloe la tolere y carece de la estructura porosa que permite que el exceso de agua se drene de manera eficiente desde las raíces.

Además de este riego, las plantas de aloe se adaptan a un torrente de lluvia seguido de un ciclo de sequía de riego y humedad del suelo.

Regar con demasiada frecuencia evitará que la tierra se seque entre riegos, fomentando las condiciones para la pudrición de la raíz, lo que hará que las hojas se vuelvan amarillas con una textura suave y blanda y tal vez una apariencia caída.

Cómo salvar plantas de aloe con hojas tiernas amarillas

Para salvar una planta de aloe con hojas amarillas, es importante imitar algunas de las condiciones de su hábitat natural al no regar hasta que la tierra de la maceta se haya secado por completo y plantar aloe en un suelo arenoso con buen drenaje que permita que el agua fluya desde las raíces. puede drenar rápidamente.

  • Reduzca el riego hasta que el suelo se haya secado por completo.. Hay varios factores que influyen en la frecuencia con la que debes regar una planta de aloe, como la madurez de la planta, el tamaño de la maceta y el clima. Sin embargo…

Para establecer el programa de riego correcto para su planta de aloe en maceta según sus condiciones, toque la tierra en el fondo de la maceta a través del orificio de drenaje en la base. Si se siente húmedo, retrasa el riego por unos días. Si el suelo se siente seco, ahora es el momento perfecto para regar.

  • Después de dejar que el suelo de aloe se seque durante unos días., retira el aloe de la maceta e inspecciona las raíces. Las raíces sanas deben sentirse firmes y verse blancas (o ligeramente marrones debido a la decoloración del suelo), las raíces enfermas se verán marrones, se sentirán blandas y tendrán un olor desagradable.
  • Corta las raíces enfermas con tijeras de podar afiladas volver a un crecimiento saludable para evitar que la podredumbre se propague. Después de cada corte, limpie las hojas de las tijeras de podar con un paño empapado en desinfectante para evitar la propagación de patógenos fúngicos de raíces enfermas a tejidos sanos.
  • Después de cortar las raíces, retire las hojas que se hayan vuelto amarillas. y marrones/translúcidos cortándolos hasta la base del aloe con una herramienta de poda afilada para evitar que las áreas podridas se extiendan. Las heridas deberían endurecerse durante el día siguiente más o menos.
  La mejor tierra para macetas para helechos espárragos

Si las hojas de aloe se han vuelto amarillas y blandas, a veces pueden revivir sin cortar las hojas si se abordan los problemas ambientales de riego excesivo y drenaje deficiente, pero siempre recomendaría cortar estas áreas podridas, ya que tienden a extenderse.

  • Lave el exceso de tierra alrededor de las raíces. (ya que el suelo puede contener patógenos fúngicos que pueden volver a infectar su aloe) y trasplantar su aloe. Lave el frasco con desinfectante, ya que el frasco también puede contener patógenos fúngicos.
  • Trasplanta tu planta de aloe en tierra especial para suculentas y cactus. El suelo especialmente formulado imita las condiciones del suelo del entorno natural del aloe con una estructura mucho más gruesa y porosa que promueve un buen drenaje.

Debo enfatizar la importancia de replantar su aloe en suelo arenoso además de un buen programa de riego porque incluso si riega su planta de aloe con menos frecuencia, el suelo aún puede retener la humedad por más tiempo del que puede tolerar la planta de aloe adaptada a la sequía, lo que hace que las hojas se sequen. se daña amarillo debido a la pudrición de la raíz.

La mejor tierra para macetas para plantas de aloe vera de interior
Tierra para macetas granular con buen drenaje para plantas de aloe para reducir el riesgo de pudrición de la raíz.

(Lea mi artículo, mejor tierra para macetas para aloe vera).

Siempre plante plantas de aloe en macetas con orificios de drenaje en el fondo y vacíe regularmente los platillos, bandejas o macetas decorativas al aire libre del exceso de agua para evitar que el agua se acumule alrededor de la base y provoque la pudrición de la raíz.

  6 razones por las que cada hogar necesita una planta de interior de trébol morado

(Lea mi artículo para aprender a regar las plantas de aloe en diferentes épocas del año, como regar aloe vera).

Una vez que haya trasplantado el aloe en tierra para macetas nueva y haya reducido el riego, la planta de aloe podrá desarrollar nuevas raíces y recuperarse.

Dos consejos más que ayudarán a reducir el riesgo de pudrición de la raíz al trasplantar son:

  1. Trasplantar el aloe en una maceta de terracota o de arcilla sin esmaltar, ya que son porosos permitiendo que la tierra para macetas se seque uniformemente. Reducir la cantidad de tiempo que tarda el suelo en secarse de manera uniforme puede mantener el aloe saludable y evitar que las hojas se vuelvan amarillas. Las macetas de plástico y cerámica son impermeables y, por lo tanto, pueden retener la humedad durante más tiempo.
  2. Planta el aloe en una maceta que sea proporcional al tamaño de la planta.. Una maceta más grande tiene una mayor capacidad para la tierra y por lo tanto una mayor capacidad para retener la humedad. Replantar plantas de aloe en una maceta que sea de tamaño similar o solo y una pulgada o 2 de diámetro más grande que la maceta anterior permitirá que la tierra para macetas se seque en un grado similar.

(Para obtener más información, lea mi artículo sobre las mejores macetas para aloe vera).

Aquí hay un video de YouTube con una excelente guía visual para podar las raíces y las partes podridas, blandas y amarillas del aloe:

Las plantas de aloe se vuelven amarillas en las puntas de las hojas.

Si su aloe se vuelve amarillo en las puntas, indica que el aloe está expuesto a demasiada luz solar directa. Las plantas de aloe prefieren unas pocas horas de sol, pero se adaptan a sus condiciones de luz.

  ¿Por qué se está extendiendo mi planta de serpiente?

Si ha trasladado recientemente el aloe del interior al exterior, el contraste en la intensidad de la luz solar puede provocar una decoloración amarilla/marrón de los cogollos como señal de estrés.

Las plantas de aloe pueden tolerar varias horas de luz solar directa (porque están adaptadas a ambientes desérticos), pero necesitan tiempo para aclimatarse a la mayor intensidad de luz.

Si la luz es significativamente más intensa de repente (porque acabas de mover la maceta a un alféizar soleado o al exterior), el aloe no tendrá tiempo de aclimatarse.

Que los brotes de la planta de aloe se recuperen y vuelvan a su color verde depende de la gravedad del estrés de la luz solar, pero a menudo se recuperan.

Mueva la planta de aloe a un lugar con luz indirecta brillante y exponga el aloe a más luz solar sucesivamente en el transcurso de dos semanas (por ejemplo, mueva la maceta a un lugar más soleado durante 20 minutos más cada día antes de devolverla a la luz indirecta).

Esto permite que el aloe responda a su entorno y se proteja de la luz solar directa para que pueda mantenerse verde y saludable.

(Lea mi artículo, Cómo revivir un aloe vera moribundo).

Puntos claves de aprendizaje:

  • Las hojas de aloe se vuelven amarillas y suaves con un tinte translúcido debido al riego excesivo alrededor de las raíces debido al riego excesivo y al drenaje deficiente. Las plantas de aloe son plantas resistentes a la sequía que requieren un suelo arenoso y bien drenado y un riego poco frecuente para evitar que la raíz se pudra y las hojas se vuelvan amarillas.
  • Corta las hojas que estén amarillas y tiernas hasta la base de la planta con un par afilado o unas tijeras de podar para evitar que la podredumbre se propague a las hojas verdes sanas.
  • Las puntas de las hojas de aloe se vuelven amarillas por el exceso de luz solar directa. Es importante exponer gradualmente el aloe a más luz para que tenga tiempo de aclimatarse en lugar de colocar la maceta bajo la luz solar intensa y directa, que puede quemar las hojas.
  • Para salvar un aloe con hojas amarillas, imite las condiciones del entorno nativo del aloe plantándolo en un suelo arenoso con buen drenaje y regando solo cuando la tierra de la maceta esté seca. Recorte las hojas amarillas, blandas y blandas hasta la base con tijeras de podar para evitar que la podredumbre se propague a las hojas verdes sanas.
Comparte tu aprecio