Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Cultivo de dalias en macetas: 8 secretos para el éxito

Originaria de México y América Central, la extravagante dalia se ha convertido en una flor favorita en todo el mundo.

Ya sea que se muestre como una flor cortada o que se cultive en la cama de su jardín, las dalias siempre serán la estrella del espectáculo.

Las numerosas variedades ofrecen opciones en forma, tamaño y color para cada tipo de jardinero. Y se pueden cultivar en contenedores, lo que los hace accesibles para cualquier persona, independientemente de su ubicación.

Cultivar dalias en contenedores no es difícil, incluso para los jardineros novatos. Pero hay algunas consideraciones de cuidado específicas para garantizar que obtenga los resultados que desea: una gran cantidad de hermosas flores.

Estos ocho consejos lo guiarán a través de su viaje para plantar dalias en macetas, asegurándose de que florezca durante toda la temporada.

8 secretos para cultivar dalias en macetas

1. Elige la variedad adecuada

Las dalias no son una planta única para todos. Algunas flores parecen pequeños pompones; otras son tan grandes que se las llama acertadamente dalias «plato de cena». Para facilitar la distinción, las dalias normalmente se dividen en variedades grandes, medianas y pequeñas.

Las dalias grandes crecen hasta una altura promedio de cuatro pies y generalmente se cultivan en la parte trasera de las camas de jardín. Las dalias de tamaño mediano tienen aproximadamente la mitad del tamaño y alcanzan una altura de uno o dos pies. Finalmente, las dalias pequeñas son plantas compactas, que alcanzan una altura máxima de unos 20 centímetros.

Elegir la planta adecuada para sus necesidades (y deseos) suele ser más difícil que cuidarla. Pero cuando plantas en contenedores, este problema se resuelve para ti. Si bien las dalias grandes pueden crecer en contenedores (si tiene una maceta lo suficientemente grande), no son plantas prácticas en contenedores debido a su tamaño y estructura.

Para dalias en macetas exitosas, es mejor elegir una de las variedades medianas o pequeñas que tienen suficiente espacio para crecer felizmente en una maceta.

Si aún no te decides, prueba alguna de estas variedades compactas ideales para contenedores:

  • ‘Feliz Soltero Romeo’
  • ‘Impresión Festiva’
  • ‘princesa del parque’
  • ‘Pulp Fiction’
  • ‘Jan van Schaffelaar’

2. Elige la maceta adecuada

Una vez que haya elegido su variedad de dalia, deberá encontrar una maceta adecuada.

Las dalias brotan de los capullos formados en los bulbos, y esos bulbos deben caber cómodamente en la maceta cuando se plantan. Elija una maceta de diámetro ancho, entre 8 y 12 pulgadas, según el tamaño de los tubérculos.

Trate de hacer coincidir la profundidad de la maceta con la altura potencial de la planta para asegurarse de que no se vea demasiado pequeña o demasiado grande para la maceta cuando esté completamente desarrollada.

  5 razones por las que la lavanda es fácil de cultivar

El contenedor también debe tener un drenaje adecuado. En las primeras etapas de crecimiento, los tubérculos tienden a pudrirse si el suelo permanece húmedo. Si no hay suficientes orificios de drenaje en su contenedor (o peor aún, ninguno), taladre algunos más y asegúrese de usar tierra para macetas que drene bien para evitar que se pudra.

Limpia tu contenedor a fondo antes de empezar a plantar. Incluso si compró su contenedor nuevo en la tienda, pero especialmente si está reutilizando un contenedor viejo del jardín, debe limpiarlo y enjuagarlo con agua y jabón. Las macetas sucias pueden albergar bacterias y propagar enfermedades a una planta recién plantada, lo que puede causar problemas antes de que tengan la oportunidad de crecer.

3. Comienza a plantar en el interior

Para otros jardineros impacientes, plantar dalias en contenedores tiene una gran ventaja: comience sus plantas en el interior temprano.

Las dalias no pueden soportar las heladas. Los jardineros en climas fríos esperan hasta que la posibilidad de heladas haya desaparecido por completo antes de plantar sus tubérculos en camas al aire libre. Pero si comienza a plantar en macetas en el interior, puede proteger sus plantas de las heladas y hacer que las plantas florezcan mucho antes que cualquier otro jardinero.

Comience a sembrar tres o cuatro semanas antes de la fecha de la última helada y siga estos pasos:

  • Llena el 1/3 inferior de la maceta con tierra para macetas húmeda y con buen drenaje.
  • Coloque el tubérculo horizontalmente en el suelo, con el ojo (del que crecerá la planta) apuntando hacia arriba. Trate de centrar el ojo tanto como sea posible, pero si está en cualquiera de los extremos del tubérculo, asegúrese de que esté a una pulgada de los lados de la maceta. Si es necesario, puedes optar por una maceta más grande para centrar el ojo.
  • Cubra el tubérculo con una fina capa de tierra y rocíe hasta que la superficie esté húmeda. No llenes la maceta hasta el borde, ya que la tierra adicional puede atrapar agua y hacer que el tubérculo se pudra.
  • A medida que la planta comience a brotar, continúe llenando suavemente la maceta alrededor del tallo con tierra. Esto permite que la planta eche raíces profundas y se ancle en el suelo. Si el tubérculo se planta demasiado cerca de la parte superior de la maceta, los tallos se romperán bajo la influencia del viento o el peso de la planta.
  • Deje las plantas bajo luces de crecimiento o frente a una ventana solar hasta que haya pasado la helada. Luego, los contenedores se pueden mover afuera a un lugar cálido y soleado.
  ¿Se pueden plantar arándanos y fresas juntos?

4. Cuida tu riego

Dalias completamente desarrolladas como suelo húmedo. Desafortunadamente, los jardineros nuevos en dalias pueden entender que esto significa que a la planta le gusta la tierra húmeda durante todo el año, lo que puede provocar la muerte de sus preciosas plantas antes de que tengan la oportunidad de crecer una sola hoja. Esto se debe a que la fuente de alimento de la planta, el tubérculo, se pudrirá si la tierra permanece húmeda durante demasiado tiempo.

En la fase temprana de crecimiento, las dalias no deben regarse con demasiada frecuencia. El suelo puede incluso secarse por completo antes de regar la próxima vez. Una vez que las plantas estén establecidas y hayas llenado la maceta con tierra para macetas, puedes comenzar a regar regularmente.

5. Apaga

La mayoría de las variedades compactas de dalia no requieren replanteo. Sin embargo, si elige una de las variedades de dalia medianas o grandes, considere apostar para ayudar al crecimiento. Esto ayuda a que la planta crezca erguida sin volcarse y evita que los tallos se rompan con vientos fuertes (en algunas variedades altas, incluso una brisa suave puede derribar los tallos).

Lo mejor es colocar las varas en la maceta antes de que la planta comience a crecer para evitar perturbar las raíces más tarde. A medida que perfora orificios de drenaje adicionales en sus contenedores, agregue de dos a cuatro orificios en los lados de la maceta cerca del borde para anclar el poste. Coloque un poste del tamaño de la altura máxima de la planta al lado del tubérculo en el medio de la maceta. Use alambre o cuerda atada a los agujeros en los lados para sostener el poste en su lugar.

A medida que el tallo o los tallos de la dalia crezcan, puedes asegurarlos al poste con alambre de jardín o hilo para mantenerlos en posición vertical.

6. Elige el fertilizante adecuado

Algunos dicen que las dalias comen mucho, otros dicen que no necesitan ningún fertilizante. Pero hay consenso sobre cuándo comenzar a fertilizar las dalias y qué tipo de fertilizante usar.

Cuando las dalias comienzan a crecer, obtienen todos los nutrientes que necesitan del tubérculo. Para eso está diseñado el tubérculo: un órgano de almacenamiento de alimentos. Por lo tanto, no tiene sentido fertilizar durante la siembra, ya que la planta aún no absorbe los nutrientes del suelo. Para que sus dalias tengan el mejor comienzo, elija tubérculos sanos, regordetes y sin manchas.

  ¿Por qué cuelgan las hojas de tu ave del paraíso y cómo lo arreglas?

Una vez que se vean algunas hojas, comience a fertilizar aproximadamente una vez al mes. La planta no requiere mucho nitrógeno, ya que facilita la producción de hojas y distrae la atención de sus hermosas flores. Elija un fertilizante con más fósforo y potasio y menos nitrógeno para promover la producción de flores y un fuerte crecimiento de las raíces.

7. Aprieta

Si bien no es esencial, pellizcar en el momento adecuado hará que su planta de dalia sea más frondosa, más fuerte y (lo mejor de todo) producirá más flores. Y cuando se trata de dalias, el objetivo siempre es más flores.

Cuando la planta muestre cuatro juegos de hojas, ubique el brote más alto en el centro de la planta. Retire el brote con unas tijeras, teniendo cuidado de no dañar los tallos u hojas cercanos. Esto animará a la planta a producir más tallos lateralmente. Si desea que la planta se ramifique más, puede pellizcar la parte superior de los nuevos tallos una vez más para crear más ramas laterales.

Si necesita flores rápidas, es posible que desee omitir el paso de pellizco. El desvío de la energía de la planta hacia la producción de nuevos tallos acortará el proceso de producción de flores. Puedes retrasar la floración una o dos semanas, pero tendrás más flores.

8. cabeza muerta

Quitar las flores muertas de la planta es esencial en cualquier jardín de flores.

Si desea obtener la mayor cantidad posible de flores de su planta de dalia, la cabeza muerta es el camino a seguir. Quitar las flores que han pasado su mejor momento mantiene la planta ordenada y le permite usar toda su energía para hacer nuevas flores, no para mantener vivas las viejas.

Lectura relacionada: Flores muertas: todo lo que necesitas saber

Para decapitar las dalias, simplemente quite las cabezas de las flores gastadas con unas tijeras o con los dedos para no dañar los tallos o las flores cercanas. También puede cortar los tallos hasta la rama principal para facilitar el crecimiento de nuevos tallos y nuevas flores.


Algunos jardineros pueden estar a punto de cultivar dalias en contenedores. Sin embargo, una vez que entiendes los matices, no es tan difícil como parece. Con estos 8 consejos tendrás dalias en flor en tantas macetas como quieras, con suficientes flores para disfrutar durante toda la temporada.

Comparte tu aprecio