Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

¿Lavanda en maceta con hojas amarillas? (5 causas y soluciones)

Si las hojas de lavanda en maceta se vuelven amarillas, lo más probable es que sea un signo de estrés por exceso de nitrógeno en el suelo. La lavanda necesita un suelo con fertilidad baja a media. Si se agrega fertilizante nitrogenado o se usan materiales como estiércol o compost fortificado, las hojas de lavanda se volverán amarillas y la planta a menudo tendrá piernas largas y menos flores.

Las hojas amarillas también pueden indicar: dar demasiada agua o la lavanda no está en un área con buen flujo de aire (a la lavanda no le gusta el aire quieto) o tal vez el el suelo es demasiado ácido.

La lavanda es nativa del árido sur de Europa, donde prospera en áreas costeras con suelos arenosos alcalinos, de fertilidad baja a media, que no retienen la humedad y con poca lluvia.

Para evitar que las hojas de lavanda se vuelvan amarillas, es importante imitar algunas de sus condiciones naturales para que se mantengan saludables y muestren flores.

Sigue leyendo para descubrir por qué las hojas de lavanda de tu maceta se están poniendo amarillas y cómo solucionar el problema…

1. Hojas amarillas a través de un suelo rico en nutrientes

Las hojas amarillas son a menudo una señal de que el la mezcla de suelo contiene demasiado nitrógeno. La lavanda crece mejor en una mezcla para macetas de fertilidad baja a media. Si hay demasiado nitrógeno en el suelo, las lavandas se volverán amarillas y producirán menos flores.

Si has plantado tu maceta de lavanda con…

  • estiércol, o
  • compost enriquecido

…o algo similar, la mezcla de tierra rica en nutrientes entra en conflicto con las condiciones de baja fertilidad que requiere la lavanda, lo que da como resultado hojas amarillas.

Otros signos de estrés incluyen la reducción de las floraciones en verano y un crecimiento descuidado y de piernas largas.

La solución es enmendar el suelo antes de plantar.

La mejor mezcla de tierra para la lavanda es la que drena bien (para evitar la pudrición de la raíz) y contiene aproximadamente 1/3 de arena o gravilla para horticultura con 2/3 de tierra común para macetas que están a la venta en cualquier buen centro de jardinería.

(Lea más en mi artículo, sobre cómo hacer el tierra para macetas óptima para lavanda en macetas y recipientes).

La mezcla de suelo arenoso imita las condiciones arenosas en las que la lavanda crece mejor en países como España, Francia y Portugal.

  ¿Cómo convertir Briggs and Stratton CC instantáneamente en caballos de fuerza?

En una mezcla de suelo de fertilidad baja a media, las lavandas crecerán bien, mostrarán más flores y el follaje debe ser verde con un aroma fuerte.

La lavanda con hojas amarillas puede tardar algunas semanas en recuperarse cuando se transfiere a una nueva tierra para macetas, así que tenga paciencia, pero debería recuperarse.

2. Las hojas se vuelven amarillas debido al fertilizante.

Este es un error común que cometen muchos jardineros. Debido a que la lavanda se adapta a suelos de fertilidad baja a media, no se necesita fertilización adicional.

Fertilizar lavanda tiene el mismo efecto (si no peor) que plantar lavanda en un suelo rico en nutrientes.

El primer signo de estrés por fertilización extra es que las hojas se vuelven amarillas y florecen menos en verano, un aroma menos intenso y un aspecto desordenado.

Después de que se haya aplicado el fertilizante, puede simplemente reemplazar la tierra para macetas con una tierra para macetas arenosa o arenosa y volver a plantar la lavanda.

Cuando ajuste el suelo nuevo, use arena o gravilla para horticultura ya que esta arena tiene un tamaño de partícula más grande para crear un fondo más poroso que asegura un buen drenaje y respiración radicular.

3. Pudrición de la raíz por exceso de agua

La lavanda se ve afectada por muy pocas enfermedades, pero la pudrición de la raíz puede ser un problema debido a:

  • Regar con demasiada frecuencia
  • Suelo de drenaje lento
  • Macetas sin agujeros de drenaje en el fondo

Las lavandas en macetas necesitan un remojo generoso una vez cada dos o tres semanas. Si riega con más frecuencia, probablemente esté regando demasiado la lavanda.

(Lea mi artículo con qué frecuencia regar la lavanda)

las lavandas son resistente a la sequía, plantas tolerantes al calor, que prefiere que el suelo se seque entre riegos.

El suelo que está constantemente húmedo promueve las condiciones para la enfermedad fúngica. raíz podrida que puede hacer que las hojas de lavanda se vuelvan amarillas/marrones y, a menudo, causar una apariencia caída.

Incluso si no riega la lavanda con frecuencia, la tierra puede ser demasiado rica y retener mucha humedad. Siempre es importante agregar una gran porción arena o gravilla a la tierra para macetas antes de plantar para asegurar un buen drenaje del suelo.

Con un suelo arenoso, hay mucho menos riesgo de que la lavanda desarrolle pudrición de la raíz, incluso si la planta se riega en exceso o recibe mucha lluvia.

  Cuidado de Calathea Musaica: ¿Cómo se cuida usted de Calathea Musaica?

La solución es quitar la lavanda del suelo y recortar las raíces que se vean amarillas y podridas con tijeras de podar estériles, dejando solo raíces sanas y normales.

Transplante la lavanda en tierra nueva para macetas con mucha arena o gravilla y déjela secar durante dos semanas.

La ventaja de la lavanda en maceta es que puedes moverla a un lugar protegido, donde no llueva, para que las raíces y la tierra tengan la oportunidad de secarse.

Después de dos semanas, riega la lavanda una vez cada dos o tres semanas hasta el otoño (no riegues la lavanda en invierno ya que está en estado latente y alcanzará toda la humedad que necesita si la dejas afuera).

La lavanda no siempre se recupera de la pudrición severa de la raíz, pero si actúa rápidamente, hay muchas posibilidades de que la planta se recupere bien.

4. Maceta inapropiada para lavanda.

Las hojas de lavanda pueden volverse amarillas como un signo de estrés si se plantan en una maceta que es demasiado pequeña, manteniéndolas enraizadas.

Plantar lavanda en una maceta que sea mínima 12-16 pulgadas de ancho aunque se trate de una especie más pequeña como Lavandula angustifolia ‘Hidcote Superior’ o Lavandula stoechas ‘Anouk’.

Este tamaño de maceta asegura que el sistema de raíces de la lavanda tenga mucho espacio para establecerse y la maceta tiene la capacidad para el suelo con la humedad adecuada y acceso a los nutrientes.

Una maceta más grande también significa que hay más tierra en invierno para aislar las raíces.

Lea mi artículo para obtener más información, elegir la maceta adecuada para la lavanda.

Otro problema potencial son las macetas sin orificios de drenaje en el fondo o el uso de un plato para recoger el agua que gotea desde el fondo de la maceta.

Si el exceso de agua no puede drenar fácilmente por el fondo de la maceta, la tierra está demasiado húmeda para las raíces de lavanda. Esto provoca la pudrición de la raíz y las hojas de la lavanda se vuelven amarillas/marrones con una apariencia general caída.

5. pH del suelo

La lavanda puede tolerar un poco de acidez leve en el suelo, pero prefiere crecer en suelos con pH neutro o alcalino, con un rango de pH de 6,5, que es ácido, a pH 8, que es alcalino. (Lea mi artículo sobre Medición del pH del suelo, para Lavanda).

  20 árboles de hoja perenne pequeños o enanos (con fotos)

Las lavandas plantadas en una mezcla de tierra ácida pueden tener dificultades para absorber los nutrientes, lo que provoca hojas amarillas y un crecimiento atrofiado.

Evite el uso de abono ericáceo (ácido) y plante lavanda en tierra común para macetas. Agregar una cucharada de cal hortícola (disponible en centros de jardinería o en línea) o media taza de ceniza de madera (ambas son alcalinas) mantendrá la mezcla de tierra de lavanda dentro del rango óptimo.

Retire la lavanda del suelo con urgencia si sospecha que el suelo ácido es el problema y vuelva a plantarla en tierra nueva con un poco de cal para darle a la lavanda la mejor oportunidad de recuperación.

(Lea mi artículo, ¿Cómo cultivar lavanda en macetas y contenedores?).

Puntos claves de aprendizaje:

  • La lavanda en maceta con hojas amarillas suele ser una señal de que hay demasiado nitrógeno en el suelo debido a los fertilizantes o a un suelo demasiado rico en nutrientes (la lavanda prefiere suelos con fertilidad baja a media).
  • El exceso de agua y el drenaje lento del suelo pueden causar enfermedades fúngicas que hacen que las hojas de lavanda se vuelvan amarillas o marrones con una apariencia caída. Las lavandas son plantas resistentes a la sequía que rara vez necesitan agua una vez establecidas. Plante lavanda en suelo arenoso para mejorar el drenaje.
  • Es importante elegir la maceta adecuada para la lavanda. Una lavanda unida a la raíz puede tener hojas amarillas y retraso en el crecimiento como señal de estrés. La lavanda necesita macetas con orificios de drenaje en el fondo para permitir que escape el exceso de agua y evitar que se pudran las raíces.
  • Las lavandas prefieren suelos alcalinos y no crecen muy bien en condiciones de suelo ácido. Las hojas de lavanda pueden volverse amarillas y con un crecimiento pobre o atrofiado. Vuelva a plantar la lavanda en una maceta con un poco de cal hortícola o ceniza de madera (ambos son alcalinos) para asegurarse de que el suelo esté en el rango adecuado para cultivar lavanda.
  • Para cultivar lavanda sana y evitar que las hojas se vuelvan amarillas, intente imitar las condiciones del entorno de la lavanda nativa en el Mediterráneo, con suelos arenosos, riego poco frecuente y pleno sol.
Comparte tu aprecio