Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Mezcla de tierra para lavanda en contenedores y macetas

La mezcla de suelo ideal para la lavanda en macetas y recipientes es 30 % de arena gruesa o grava y 70 % de abono orgánico o tierra para macetas. Agregue una cucharada de limón verde a la mezcla para elevar el pH y que se vuelva ligeramente alcalino. Esta mezcla de suelo replica las condiciones óptimas del suelo de la gama mediterránea natural de lavanda.

Siga leyendo para obtener más información sobre los requisitos de suelo específicos de la lavanda en macetas, detalles sobre la mezcla de suelo ideal para garantizar flores y fragancias intensas, y cómo afecta el tamaño de la maceta o recipiente que utilice a la lavanda.

Requisitos del suelo para macetas de lavanda

La lavanda es originaria de la región mediterránea de Europa en países como Francia, España e Italia, donde prosperan en suelos de baja a media fertilidad, bien drenados, alcalinos, arenosos o pedregosos.

Para cultivar lavanda en macetas con éxito, debe imitar las condiciones del suelo de su entorno nativo para aprovechar al máximo su lavanda en términos de floración, fragancia, aceite y longevidad.

El tipo de suelo adecuado para la lavanda en maceta es tan importante como la frecuencia con la que riega la lavanda. (Para obtener consejos sobre el riego, lea mi artículo, con qué frecuencia regar la lavanda).

Si bien la lavanda tiende a prosperar cuando se la descuida, requiere condiciones de suelo muy específicas para crecer y florecer de la mejor manera. Esto incluye:

  • suelo alcalino. Su lavanda en maceta estará mejor en suelos alcalinos, pero crecerá bien en suelos con un pH de 6,5 a 8, que van desde una acidez leve a alcalina.
  • Fondo de arena o grava bien drenado. Se necesita un suelo con buen drenaje para que la lavanda sobreviva el invierno en una maceta. Las lavandas odian estar en suelos fríos y húmedos, ya que aumenta las posibilidades de pudrición de la raíz por enfermedades fúngicas. La tierra debe drenar muy rápido y no retener mucha agua, ya que a las raíces de lavanda les gusta secarse entre cada riego.
  • Fertilidad baja a media. Las lavandas se han adaptado específicamente a los suelos arenosos que contienen relativamente pocos nutrientes. Un error común que cometen los jardineros es plantar lavanda en suelos ricos y agregar fertilizante para ayudar a que la planta crezca y prospere. Las lavandas en suelos muy fértiles crecerán largas con mucho follaje y menos flores. Un exceso de nitrógeno hará que la hoja de lavanda se vuelva amarilla.
  • Estructura de suelo abierto. Las lavandas prefieren una estructura de suelo porosa con un contenido relativamente alto de arena gruesa o grava, ya que esto permite que el agua se drene bien y proporciona oxígeno y espacio para que se establezcan las raíces. A la lavanda no le va bien en suelos compactados.
  ¿Las zanahorias crecerán a través del cartón?

La mezcla de tierra óptima para lavanda en macetas y contenedores

Ahora que sabemos que las lavandas de tierra prefieren su rango nativo, necesitamos replicar estos términos para la lavanda en maceta.

El factor más importante es asegurarse de que el la mezcla de suelo contiene una buena cantidad de arena gruesa o grava. Ambos materiales funcionan muy bien para el cultivo de lavanda y brindan la estructura óptima para un buen drenaje.

Sin embargo, es importante enfatizar que la arena de construcción gruesa es mucho mejor que la arena fina, que es mucho más pequeña en tamaño de partícula y, por lo tanto, menos porosa.

La lavanda necesita oxígeno en el suelo para la respiración de las raíces y para reducir la posibilidad de que se pudran. Por lo tanto, es necesario mezclar uniformemente las partículas grandes de arena y grava en la mezcla de suelo al plantar lavanda en macetas.

Solo las partículas grandes de arena gruesa o grava proporcionan la estructura adecuada para que haya suficiente oxígeno en el suelo y las condiciones adecuadas para que el agua se infiltre adecuadamente.

Una de las razones más comunes por las que la lavanda muere es porque el suelo retiene demasiada humedad. El riego adicional agrava el problema y la planta inevitablemente sufre pudrición de la raíz.

Por eso la arena o grava es tan importante para mantener una estructura óptima del suelo. La arena y la grava tampoco absorben ni retienen agua como los suelos orgánicos ricos, de ahí la importancia de mezclar compost y minerales para encontrar el equilibrio adecuado de humedad del suelo para la lavanda.

  ¿Cuáles son las mejores orquídeas para baños?

Cuando prepare lavanda en macetas, siempre recomiendo una capa de grava de una pulgada en el fondo de la maceta para garantizar que los orificios de drenaje en el fondo de la maceta permanezcan limpios y con buen drenaje.

Arena o grava debe hacer redondo 30% del volumen de la mezcla de suelo con 70% compost bien descompuesto o tierra para macetas orgánica comprada en la tienda.

Puede abordar esto a simple vista, pero demasiada arena o grava siempre es mejor para la lavanda que muy poca, así que sea generoso con su enmienda.

La tierra orgánica, mezclada con arena o grava, proporciona el equilibrio adecuado de nutrientes, drenaje y textura para que la lavanda crezca bien y produzca la mayor cantidad de flores y fragancias.

Asegúrese de que cada componente se mezcle con el suelo para que la estructura del suelo permanezca uniforme y las raíces más profundas tengan buen acceso al oxígeno.

La arena y la grava no aportan nutrientes significativos al suelo, lo que equilibrará la fertilidad del compost, permitiéndole recrear las condiciones de fertilidad baja a media del entorno mediterráneo nativo de la lavanda.

Evite la tierra para macetas que ha sido enriquecida con nutrientes, ya que la tierra fértil promueve el crecimiento de piernas largas con menos flores.

Las mezclas para macetas compradas en la tienda tienden a tener un pH de 7 (neutro), pero recomendaría agregar un poco de cal agrícola (alrededor de una cucharada) o ceniza de madera a la tierra para asegurar que la tierra para macetas de su lavanda se encuentre en el rango alcalino óptimo .

Evite usar compost que contenga estiércol, ya que contiene demasiado nitrógeno y sales solubles para cultivar lavanda.

Al plantar la lavanda en maceta en la mezcla de tierra, tenga cuidado de no endurecer la tierra alrededor de la lavanda, ya que esto expulsará el aire y dificultará el establecimiento de las raíces.

  ¿Cuál es el mejor soplador de hojas ligero?

(Lea mi artículo, como cuidar la lavanda en macetas).

El tamaño de la olla importa

Para cultivar lavanda con éxito, lo ideal es que la maceta tenga 16 pulgadas de ancho y una profundidad proporcional. Esto asegura que la maceta contenga suficiente tierra para que las raíces tengan acceso adecuado a la humedad y los nutrientes y espacio para establecerse.

Una maceta o recipiente de este tamaño también contiene suficiente tierra para aislar las raíces del clima más frío y para evitar que la tierra se seque tan rápido en el clima cálido del verano.

Elegir la maceta adecuada es importante para una lavanda saludable. Por eso tengo un artículo sobre qué macetas y recipientes son mejores para cultivar lavanda.

Si está moviendo lavanda de un contenedor a otro, lea mi guía para trasplantar lavanda con éxito para aprender cómo reducir el impacto del trasplante.

Puntos claves de aprendizaje:

  • La mezcla de tierra ideal para la lavanda en contenedores en macetas contiene un 30 % de arena o grava con un 70 % de tierra para macetas orgánica. Agregue una cucharada de cal para asegurarse de que el suelo sea alcalino, que es el pH preferido de la lavanda.
  • La arena o grava asegura que el suelo tenga la estructura óptima para el cultivo de la lavanda, permitiendo que el agua se infiltre y que las raíces tengan acceso al oxígeno. La arena o la grava también ayudarán a restaurar la fertilidad baja a media del suelo que la lavanda necesita para florecer en su mejor momento.
  • Asegúrate de que el abono orgánico y la arena se mezclen uniformemente en toda la maceta.
  • Agregue una capa de grava a la base de la maceta para mantener limpios los orificios de drenaje y permitir que escape el exceso de agua.
  • Una maceta con un diámetro de 16 pulgadas asegura que la maceta o recipiente tenga suficiente tierra para mantener las raíces aisladas durante el invierno, y que las raíces tengan suficiente espacio para establecerse y acceder a los nutrientes y al agua para una planta de lavanda sana.
Comparte tu aprecio