Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Planta de aloe vera quemada por el sol (4 formas de revivirla)

En la piel quemada por el sol, el gel de Aloe Vera es lo mejor para aliviar el dolor. Las quemaduras solares pueden ser un problema para esta planta si no se protege adecuadamente.

El color y la textura de las hojas de tu aloe pueden indicarte si está recibiendo demasiada luz. Demasiado sol puede hacer que las hojas se enrosquen, se marchiten y se arruguen.

Las hojas puntiagudas de esta conocida planta suculenta nos recuerdan los desiertos, el calor abrasador y el sol implacable. En realidad, a su Aloe le irá bien con luz solar directa limitada.

Es posible que desee llevar su aloe al aire libre para tomar un poco de sol, pero el sol del mediodía lo quemará con la misma rapidez.

¿Cómo determinar si tu aloe se ha quemado o no?

Manchas pálidas en las hojas.

Manchas pálidas en las hojas por quemaduras solares
Manchas pálidas en las hojas por quemaduras solares

Las manchas pálidas en las hojas son el primer signo de problemas. Estos se ubican en las partes de la planta más cercanas a la luz. Esto suele aparecer en las hojas más cercanas a las ventanas.

Los rayos del sol son extremadamente poderosos. Emite radiación ultravioleta, que afecta el tejido y los pigmentos de las hojas.

La clorofila es particularmente vulnerable a la degradación. Cuando esto sucede, el color se desvanece y las hojas se blanquean.

Las hojas cuelgan y se marchitan

Las hojas de aloe quemadas por el sol se caen y se marchitan
Las hojas de aloe quemadas por el sol se caen y se marchitan

El calor viene con la luz del sol. A medida que se quema, su Aloe Vera comenzará a secarse debido a la transpiración excesiva. La humedad de las hojas gruesas y suculentas se evaporará. Empiezan a agotarse sin. El aloe vera comienza a caerse y a ponerse flácido.

hojas rizadas

El aloe hace rizos a través de las quemaduras solares
El aloe hace rizos a través de las quemaduras solares

La luz solar excesiva también hará que las hojas de su Aloe Vera se enrosquen. Parte de este rizado se produce debido a la deshidratación.

Sin embargo, su Aloe rizará sus hojas en un esfuerzo por reducir la cantidad de follaje expuesto al sol. Las superficies internas de una hoja curva no se pueden quemar.

Consejos de hoja marrón

    Puntas de hojas marrones debido a las quemaduras solares
Puntas de hojas marrones debido a las quemaduras solares

A medida que las hojas de aloe vera comiencen a secarse, las puntas se volverán crujientes y marrones. Los abrasadores rayos del sol expulsan la humedad de las puntas de las hojas. El tejido muere cuando se seca por completo.

Manchas que son marrones o negras.

Manchas marrones o negras quemadas por el sol en la planta de aloe
Manchas marrones o negras quemadas por el sol en la planta de aloe

Las manchas amarillas, marrones o negras junto con las hojas de aloe también indican daño solar. Estas áreas están dañadas y muriendo.

  ¿Cómo detener la marchitez de una margarita de gerbera? ¿Causas y cómo solucionarlo?

Esté atento a las manchas pálidas que se decolorarán y se secarán a un color amarillo brillante o marrón. El negro indica que el tejido muerto se está pudriendo.

Las hojas se vuelven rosas o moradas.

La planta de aloe vera quemada por el sol se vuelve púrpura rosada
La planta de aloe vera quemada por el sol se vuelve amarilla

Tu aloe tiene una serie de defensas contra la ira del sol. Tu aloe, como todas las suculentas, puede producir una sustancia conocida como farina. Esta es una capa de cera en polvo que actúa como protector solar para las suculentas.

El aloe vera cambia de color como mecanismo de defensa cuando se expone al sol. Producen una sustancia química llamada antocianina que es responsable de dichos colores.

Algunos coleccionistas aprecian el color y exponen deliberadamente sus aloes a una luz brillante para efectuar este cambio dramático.

¿Cómo tratar el aloe vera quemado?

Cambia la ubicación de tu planta de Aloe Vera

El primer paso más obvio es mover su Aloe Vera. El aloe vera solo necesita de seis a ocho horas de luz brillante por día, según el cultivo.

Si bien esto puede parecer mucho, son solo unas pocas horas por la mañana y unas pocas horas por la tarde. Mantenga su aloe lejos del sol del mediodía durante los calurosos días de verano.

Hidrata tu Aloe Vera

Su próximo paso es darle a su aloe recalentado una buena bebida.

Regar desde abajo es el método más efectivo para revivir un Aloe Vera dañado por el sol. Entrega agua directamente a las raíces, donde más se necesita. Para lograr esto, primero:

  • Elija una tina o fregadero grande que tenga al menos la mitad de la altura de su olla.
  • Coloque su aloe en el recipiente después de sacarlo de las bandejas de goteo o salsas.
  • Agrega agua limpia hasta que el nivel llegue a la mitad del costado de la olla. Evite el agua corriente del grifo en lugar del agua destilada, filtrada o de lluvia.
  • El agua entra en la maceta a través de los agujeros de drenaje. Para mantener el nivel estable, recargue según sea necesario.
  • Remoje su Aloe en el agua durante 30 minutos.
  • Retire su Aloe Vera de la palangana. Déjalo escurrir durante al menos 15 minutos antes de devolverlo a su platillo o bandeja.
  • Vigila tu planta durante todo el día. Al aloe no le gusta permanecer en el agua estancada, así que asegúrese de desechar el agua que aparece en las bandejas o platillos.
  ¿Cómo usar raíces aéreas de helecho de Boston para la propagación?

Si no tiene acceso a una tina lo suficientemente grande, o si su aloe es particularmente grande, es posible que deba regar desde arriba.

Las plantas de aloe vera, como muchas suculentas, prefieren un medio de cultivo suelto y arenoso, por lo que llevará un tiempo agregar lo suficiente a la mezcla para dar nueva vida a su pobre planta.

Comience vertiendo lentamente pequeñas cantidades de agua en su olla, no más de un cuarto de taza a la vez, dependiendo de su tamaño. Aplique agua uniformemente sobre la superficie del medio de cultivo.

Si ve pequeños goteos en los orificios de drenaje, es hora de remojar la maceta durante uno o dos minutos antes de drenarla. Como se mencionó, puede volver a plantar su aloe en su nueva ubicación más sombreada una vez que se haya eliminado el exceso.

Tratamiento de quemaduras leves

Es mejor dejar solo el daño cosmético causado por quemaduras solares menores. Farina es una criatura inofensiva que puede ser bastante encantadora. Las puntas de las hojas crujientes no dañarán su Aloe Vera, y las hojas flojas o rizadas se recuperarán después de un buen remojo.

Vigile su aloe y esté atento a cualquier daño adicional. También es posible que deba regar con más frecuencia hasta que recupere la gordura distintiva por la que son famosas las hojas de Aloe Vera.

Tratamiento de quemaduras graves

Las quemaduras solares más severas en Aloe Vera pueden requerir una poda cuidadosa. Retire las hojas que se hayan vuelto muy marrones o negras. Las hojas muertas de la planta no solo son antiestéticas, sino que también invitan a la infección.

Simplemente córtelos en la base con tijeras o tijeras limpias y deséchelos.

¿Cómo evitar que el aloe vera se queme?

Aclimata tu Aloe

Si desea mover su Aloe Vera a un lugar más brillante, debe tomarse su tiempo y acostumbrarse. Tu planta se quemará si no la preparas con anticipación.

Para aclimatar tu Aloe Vera, muévelo gradualmente desde el punto de origen oscuro hacia la luz.

Personalmente, me gusta tomar una semana más o menos para mover gradualmente la planta a su nueva ubicación más brillante y moverla a un nuevo lugar ligeramente más brillante para el día.

A medida que avanza, esté atento a los signos de estrés por calor y controle sus niveles de agua. Durante este proceso, su aloe vera debe permanecer alegre y regordete.

  Cuándo y cómo fertilizar azaleas (para mejores resultados)

Evita el efecto lupa

Riegue su Aloe Vera en el interior suavemente en todo momento. Las hojas de Aloe Vera están cubiertas de cera, lo que hace que el agua se acumule en su superficie.

Cuando una luz brillante brilla sobre esas perlas de agua, actúan como lupas.

La luz ultravioleta del sol se concentra y transforma incluso los rayos más suaves del sol en un poderoso rayo abrasador.

Estas quemaduras aparecen como motas, pequeños puntos blancos que a menudo se vuelven amarillos o marrones.

Riegue su Aloe Vera desde abajo, como se describe arriba, o directamente sobre el medio de cultivo. Si moja las hojas, déjelas secar antes de exponer su Aloe al sol.

El vidrio de la ventana también puede actuar como una lupa, especialmente cuando se trata de calor. Asegúrese de que su Aloe no entre en contacto directo con el vidrio de la ventana.

Pulverizar con cuidado

El aloe vera es resistente a enfermedades y plagas. Sin embargo, incluso la planta más dura puede sucumbir a una infestación o infección.

El óxido, así como el diminuto insecto conocido como ácaro del aloe, son problemas específicos del aloe vera.

Muchos tratamientos tópicos para estos problemas hacen que su aloe enfermo sea más susceptible a las quemaduras solares y al estrés por calor al atrapar el calor y amplificar la luz ultravioleta.

Mantenga su aloe vera fuera de la luz solar directa cuando lo manipule. Considere enjuagar su planta una vez que haya completado su régimen de tratamiento.

Esto ayudará a eliminar el exceso de rociado y preparará su planta para su regreso a su ubicación habitual.

Protección contra el sol y el calor

Mantén tu Aloe Vera bien hidratado durante el verano y la primavera. Me gusta regar mi Aloe cuando el medio de cultivo está casi seco pero no completamente seco.

Comprueba esto con un palillo en la olla. Si se retira con solo un rastro de humedad en la punta, es hora de regar. Si quieres ser preciso, un medidor de humedad también es útil. (Consultar precios en Amazon aquí

Vigile su nivel de luz a medida que cambian las estaciones. Proporcione sombra durante los meses más calurosos del año.

Considere cerrar las cortinas o colocar su aloe cerca de plantas más resistentes a la luz, así como de estatuas o muebles que proporcionen sombra.

Comparte tu aprecio