Si su suculenta se está volviendo morada, generalmente es porque está pasando por algún tipo de estrés y está liberando un pigmento, como la antocianina. Las suculentas pueden estresarse y volverse moradas (o de cualquier otro color) si se riegan demasiado o poco, se exponen a demasiado o muy poco sol, se les da el tipo de suelo incorrecto o se exponen a temperaturas demasiado calientes o demasiado frías.

Como ya sabrá, las suculentas son una planta sin complicaciones que no requiere mucho mantenimiento, a diferencia de muchos otros tipos de plantas.

Sin embargo, eso no significa que sean completamente despreocupados y no necesiten la atención o el cuidado adecuados.

De hecho, una de las principales razones por las que las suculentas se vuelven moradas es por un cuidado excesivo o insuficiente.

Por ejemplo, dele a su planta suculenta demasiada o muy poca agua.

Entonces, si se pregunta, ‘¿por qué mi suculenta se está volviendo morada?’, Probablemente se deba a factores como una exposición baja o alta a la luz solar, temperatura fría, cambios ambientales, suelo o problemas de riego.

¿Por qué las suculentas se vuelven moradas?

Antes de entrar en la razón, es esencial tratar de comprender por qué su suculenta puede cambiar de color.

Esencialmente, es porque están pasando por algún tipo de estrés.

Y este estrés puede deberse a varios factores ambientales.

Cuando las suculentas se estresan, liberan pigmentos, como la antocianina.

La liberación de antocianina puede hacer que su planta suculenta se vuelva azul o violeta.

Pero también pueden volverse rojos o amarillos debido a la liberación de carotenoides.

Las principales razones por las que las suculentas se vuelven moradas

Hay algunas razones específicas por las que su planta suculenta puede volverse morada, como:

  ¿Por qué mi planta Flapjack se encrespa?

1. Cambios normales

Tenga en cuenta que hay ciertas suculentas, como las suculentas de pollo y pollito, que naturalmente cambian el color de las puntas de las hojas a púrpura.

Además, si no encuentra ningún otro síntoma de malestar, como un crecimiento lento o una apariencia marchita o arrugada, es posible que no deba preocuparse por el cambio de color.

2. Regar en exceso su planta suculenta

A veces, un cuidado excesivo también puede hacer que su planta suculenta se vuelva púrpura.

Entonces, si lo riega demasiado, puede liberar antocianinas.

Asegúrese de estar atento a los signos de exceso de agua, como:

  • Hojas descoloridas y rizadas.
  • Contracción del tallo y las hojas.
  • Pérdida de color y vitalidad.
  • Desechos de hojas y otras ramas.
  • Suelo seco.

Si nota estos signos, es posible que desee reducir el riego.

3. Inundando su planta suculenta

Al igual que regar en exceso, inundar su suculenta también puede entristecerlo.

Una buena forma de comprobar si el suelo está húmedo o no es utilizar un medidor de humedad del suelo.

De esta forma sabrá si su planta está bajo el agua o no.

Cuando te des cuenta de que es así, debes darle un poco más de agua.

4. Exposición excesiva o insuficiente a la luz solar

Como cualquier otra planta, su suculenta necesita cierta cantidad de luz solar.

Por lo tanto, es importante que las mantenga expuestas a la luz solar directa e indirecta durante el tiempo que necesite su cepa específica.

Tenga en cuenta que la exposición excesiva a la luz solar también puede provocar la liberación de antocianinas.

Estas son algunas de las razones más comunes por las que una suculenta se vuelve morada.

  Cómo cuidar las plantas de cactus de interior

Algunos otros también pueden incluir problemas relacionados con el suelo o la temperatura.

¿Cómo evitas que tu suculenta se vuelva morada?

Una vez que sepa por qué su suculenta está cambiando de color, generalmente no es tan difícil detener el proceso.

A continuación, se muestran algunas soluciones comunes:

1. Proporcione buena luz solar

Es esencial que proporcione la cantidad adecuada de luz solar a sus suculentas, ya que en su mayoría son plantas del desierto.

También es posible que deba asegurarse de proporcionar ‘luz solar indirecta’ y no exposición total o total a la luz solar, ya que esto puede provocar una sobreexposición.

Tómese el tiempo para investigar las necesidades específicas de la planta que está cuidando.

2. Obtenga la temperatura adecuada

Las antocianinas también se liberan durante el estrés por temperatura.

Por lo tanto, también es necesario que proporciones la temperatura adecuada para tu suculenta.

La temperatura ideal para una suculenta suele oscilar entre 12 y 25 grados Celsius (o 53,6 a 77 grados Fahrenheit).

También es importante que no los exponga a temperaturas extremadamente calientes o frías.

3. Correcta composición del suelo

Todas las suculentas necesitan una buena tierra de mezcla de cactus para prosperar.

Puede recoger una muestra preparada en la tienda para este tipo de suelo.

Si desea hacer la suya propia, puede agregar la misma cantidad de tierra para macetas mezclada con arena gruesa, guijarros, piedra pómez y roca volcánica.

Simplemente no vayas por tierra de jardín vieja y simple.

4. Riego correcto

Finalmente, asegúrese de regar bien sus suculentas.

Para lograr esto, no los riegue hasta que la tierra parezca completamente seca.

  13 tipos de arañas blancas (con fotos y nombres)

Además, una vez que las hayas regado, sigue haciéndolo hasta que el agua finalmente salga por los orificios de drenaje.

Pensamientos finales

Si descubre que su suculenta se está volviendo morada, pruebe algunas de estas soluciones rápidas y es probable que su suculenta vuelva a ser una planta próspera.