Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

¿Por qué se está muriendo mi pot azalea? (7 razones)

azalea en escabeche

  1. Las azaleas necesitan suelo húmedo. Si la tierra se seca, la planta se marchitará y las hojas se rizarán. Riegue las azaleas con la frecuencia necesaria para asegurarse de que el suelo esté húmedo (pero no saturado).
  2. Azaleas en pote de agua con agua de lluvia no agua del grifo. El agua de lluvia contribuye a las condiciones ácidas que prefieren las azaleas. El agua del grifo puede tener un pH neutro o alcalino.
  3. El suelo anegado conduce a la pudrición de la raíz. Las macetas sin un drenaje adecuado en el suelo o el uso de bandejas de goteo harán que el suelo se sature. Los signos de pudrición de la raíz son hojas amarillas/marrones con una apariencia marchita.
  4. Macetas y recipientes tener un capacidad limitada de nutrientes de ahí la necesidad de fertilizante. La falta de suelo fértil o enriquecido puede impedir el crecimiento de la azalea.
  5. Demasiado sol directo puede quemar las tiernas hojas de azalea y sequía, mientras que la falta de luz limitará el crecimiento y el número de flores.
  6. Las azaleas de interior son sensibles a las altas temperaturas y borrador. Las temperaturas fluctuantes pueden causar pérdida de hojas y sequía.
  7. Las azaleas necesitan tierra para macetas ácida (pH 4-6) para acceder a los nutrientes. En suelos menos ácidos, condiciones neutras o incluso alcalinas, las hojas de azalea a menudo se vuelven amarillas y la planta no vive mucho.

1. Riegue regularmente (con agua de lluvia) para mantener el suelo húmedo o para prevenir la sequía

Las azaleas requieren que el suelo esté constantemente húmedo en todo momento (sin que el suelo esté saturado).

Las azaleas, naturalmente, tienen un sistema de raíces superficiales, por lo que suelen ser una de las primeras plantas en mostrar signos de sequía (aspecto marchito con hojas rizadas).

Las azaleas en macetas de interior y exterior necesitan agua con mucha más frecuencia que las plantas plantadas en los bordes.

Riegue las azaleas generosamente para que salga un chorrito del fondo de la olla. Así sabrás que el agua se ha infiltrado bien en el suelo.

Durante las épocas más calurosas del año, recomiendo regar la azalea al menos dos veces por semana. Aunque debes regar las azaleas con la frecuencia necesaria para mantener la tierra húmeda.

Tenga cuidado con el aire forzado o los radiadores que calientan las azaleas de interior y el sol intenso en las azaleas de exterior calentarán rápidamente las macetas y aumentarán la evaporación del suelo, ya que estas son causas comunes de sequía.

Para obtener más consejos prácticos y cómo saber cuándo su azalea necesita agua, lea mi artículo sobre cuánto y con qué frecuencia regar las azaleas.

2. Usar agua de lluvia y no agua del grifo

Las azaleas necesitan un suelo ácido (pH 4-6) para que las raíces puedan absorber los nutrientes. Siempre es mejor regar tu azalea con agua de lluvia si la lluvia suele ser más ácida y promueve las condiciones ácidas en las que prosperan las azaleas.

Mientras que el agua del grifo suele tener un pH neutro de 7 o incluso un pH alcalino (cualquier valor por encima de pH 7).

  Graptopetalum Paraguayense - Cuidado de plantas fantasma

No regará gradualmente la azalea con agua del grifo, especialmente si el suelo está preparado adecuadamente, pero el riego constante de las azaleas en macetas puede elevar el pH del suelo y dificultar que la azalea acceda a los nutrientes que necesita.

Los síntomas de las azaleas en suelo que no tiene la acidez adecuada son hojas amarillas, a menudo atrofiadas. Si esto le ha sucedido a su azalea, lea mi artículo sobre azaleas con hojas amarillas para encontrar la solución.

3. Suelo segado con agua: bandejas de goteo o macetas sin drenaje

Las azaleas necesitan tierra para macetas húmeda pero con buen drenaje para que el exceso de agua pueda escapar a través de los orificios de drenaje en el fondo de la maceta.

Elija siempre una maceta para sus azaleas que tenga orificios de drenaje en la base, de lo contrario, el suelo se saturará y contraerá la enfermedad. pudrición de la raíz (Phytophthora).

la planta de azalea muere

Las hojas amarillas/marrones con una apariencia marchita son signos de estrés por exceso de agua o suelo saturado en lugar de húmedo.

Una capa de grava en el fondo de la maceta a menudo es útil para mantener los orificios de drenaje libres de tierra compactada para que el agua pueda escapar fácilmente de la maceta.

Si esto le ha sucedido a su azalea, trasplante la azalea a una maceta nueva con buen drenaje y reemplace la tierra. Inspeccione visiblemente las raíces de la azalea y corte las raíces que estén amarillas y podridas. Replantar la azalea en tierra nueva le dará a tu planta la mejor oportunidad de sobrevivir.

Evita este error: Uno de los errores más comunes que se cometen con las azaleas en macetas de interior es usar una bandeja de goteo debajo de la maceta para recoger el exceso de agua y no ensuciar.

El problema es que esto evitará que el agua se escape de la maceta y ahogue efectivamente las raíces, provocando la muerte de las azaleas por pudrición de la raíz.

La solución es sacar temporalmente la maceta al aire libre durante media hora, para que se escurra el agua y luego volver a poner la maceta dentro.

4. falta de fertilidad en tierra para macetas

Es más probable que las azaleas de maceta carezcan de nutrientes en el suelo que las del jardín debido a la capacidad limitada del suelo de la maceta. Además, sus macetas no tienen el ecosistema de suelo favorable que funciona para aumentar la disponibilidad de nutrientes.

Sin agregar nutrientes al suelo, las azaleas producen menos flores y el crecimiento puede ser larguirucho.

La solución es utilizar un abono de azalea en primavera. Los fertilizantes de azalea especializados contienen el equilibrio óptimo de nutrientes y contribuyen a las condiciones ácidas del suelo que las raíces de azalea necesitan para absorber los nutrientes.

Los gránulos de liberación lenta proporcionan a la azalea alimento vegetal durante el transcurso de la temporada de crecimiento para aumentar el crecimiento y la floración. Si sospecha que su azalea sufre una deficiencia de nutrientes, espere hasta la primavera para agregar el fertilizante. Agregar fertilizante en verano puede estimular el crecimiento del follaje a expensas de las flores.

  6 razones por las que tu lavanda se está muriendo (y cómo solucionarlo)

Trasplantar la azalea cada pocos años evita que las raíces se adhieran a la maceta y proporciona un suelo rico en nutrientes. Trasplanta las azaleas cada cuatro años o cada vez que se adhieran a la maceta para asegurar una planta saludable.

5. No hay suficiente (o demasiada) luz

Las azaleas crecen y florecen mejor en sombra parcial. El pleno sol quemará sus hojas tiernas (especialmente en climas áridos) y causará sequía, mientras que la plena sombra dará como resultado menos flores y menos crecimiento de hojas y una apariencia delgada.

La clave para tener azaleas saludables es encontrar el equilibrio óptimo de luz y sombra en su clima.

Las azaleas crecen bien con luz moteada bajo un dosel delgado, ya que esto imita su hábitat natural. Pero 4 horas de sol de la mañana seguidas de la sombra de la tarde a menudo logran un equilibrio para que la azalea florezca mientras aún está protegida del fuerte sol de la tarde.

Las plantas al aire libre en macetas facilitan el movimiento de la azalea para encontrar el equilibrio de luz adecuado.

Las plantas de interior con menos flores deben trasladarse a una ventana soleada que permita un poco de sol directo unas 4 horas al día.

Recuerda que para las azaleas, el suelo debe estar húmedo, por lo que más luz solar aumenta la evaporación y la transpiración del suelo a través de las azaleas, por lo que debes regar con más frecuencia para evitar la sequía.

6. Altas temperaturas interiores (demasiado cerca de una corriente de aire o una fuente de calor)

Otro error común con las azaleas de interior es que se colocan en áreas de la casa que son demasiado calientes, a menudo debido a radiadores o aire forzado o incluso corrientes de aire acondicionado.

Esto a menudo conduce a los síntomas clásicos de la sequía, como el marchitamiento del follaje con hojas rizadas y flores caídas. Las temperaturas realmente altas también pueden causar la pérdida de hojas, especialmente si la temperatura fluctúa ampliamente, desde una temperatura diurna relativamente fresca hasta temperaturas nocturnas más altas.

Incluso si riega con frecuencia, el aumento de la transpiración de las hojas debido al aire seco puede causar estrés a la planta.

Idealmente, coloque la azalea lejos de las principales fuentes de calor o corrientes de aire y asegúrese de regar la azalea con la frecuencia necesaria para que el suelo esté húmedo (pero no empapado).

7. Tierra ácida para azaleas en macetas.

Las azaleas necesitan un suelo ácido de pH 4-6 para que las raíces tengan acceso a todos los nutrientes que necesitan del suelo. Si el pH del suelo está más cerca de pH 7 o es alcalino, es probable que las hojas de azalea se vuelvan amarillas, se atrofien y la planta muera.

Es esencial que se asegure de que la tierra de su maceta sea ácida antes de plantar para que la planta esté sana y pueda florecer en la primavera.

Las azaleas plantadas en un suelo que no está en el rango óptimo de acidez se pueden salvar si se trasplantan a un suelo más adecuado, aunque la azalea puede tardar una temporada en recuperarse.

  Mi planta de serpiente se está poniendo amarilla: ¿qué hacer y cómo revivir?

La forma más fácil de determinar el pH del suelo es con un medidor de suelo que mide con precisión el pH del suelo y se puede usar tanto para macetas como para suelos de jardín, para que pueda plantar con confianza. Lo mejor de todo es que están disponibles a un excelente precio en Amazon.

Para asegurarse de que su suelo tenga el pH adecuado para las azaleas, recomiendo plantar con tierra para macetas ericáceas (ácidas) disponible en línea y en tiendas de jardinería. Lea mi guía sobre la mezcla de suelo óptima para azaleas en macetas de interior y exterior.

Puntos claves de aprendizaje:

  • La sequía es uno de los mayores riesgos para las azaleas en maceta porque las raíces son relativamente poco profundas y la tierra para macetas debe estar constantemente húmeda pero no saturada. Las macetas de exterior pueden secarse rápidamente al sol y las de interior se secan debido a las fuentes de calor de la casa.
  • Riegue con agua de lluvia si es posible, ya que el agua de lluvia es ácida (las azaleas necesitan un suelo ácido) y el agua del grifo suele tener un pH neutro (7) o incluso alcalino.
  • Las azaleas a menudo sufren pudrición de la raíz si están en macetas sin orificios de drenaje adecuados en el fondo o bandejas de goteo que atrapan el agua y el suelo se satura. Los síntomas de la pudrición de la raíz son hojas caídas con hojas amarillas/marrones.
  • El crecimiento puede atrofiarse o la planta puede producir menos flores debido a la falta de fertilidad del suelo. En la primavera, agregue fertilizante de liberación lenta con un alimento especial para plantas de azalea que contenga el equilibrio correcto de nutrientes.
  • Las azaleas prefieren la sombra parcial. Sin suficiente luz, una azalea crecerá mal y florecerá menos, pero con demasiada luz solar directa, las hojas de la azalea se volverán marrones, las flores se marchitarán rápidamente y aumentará el riesgo de sequía debido a la evaporación del suelo y la transpiración de las hojas. El sol de la mañana seguido de la sombra del intenso sol del mediodía y la tarde es ideal para la mayoría de los climas, ya que es la luz moteada de la copa de un árbol.
  • Las temperaturas ambiente fluctuantes son una amenaza para las azaleas, ya que las habitaciones con una temperatura demasiado alta pueden provocar la caída de las hojas y la sequía. Mantenga las azaleas de interior alejadas de las corrientes de aire y de los radiadores.
  • Las azaleas necesitan tierra para macetas ácida con un pH de 4-6. Si el suelo está más cerca del pH 7, neutro o incluso alcalino, las raíces de la azalea no podrán absorber los nutrientes que la planta necesita. Los signos de estrés son hojas amarillas, crecimiento atrofiado y menos flores. Enmiende el suelo con abono ericáceo o turba (ambos ácidos) antes de plantar azaleas en macetas para mantener la acidez adecuada para una azalea sana.
Comparte tu aprecio