Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

¿Por qué se me cae el Pothos y cómo puedo solucionarlo?

Pothos es una planta estéticamente refrescante que pertenece a un género de plantas con flores de la familia llamada Arcae.

El potos es originario de muchas regiones, incluidas China, el subcontinente indio, Australia, Nueva Guinea, el sudeste asiático y varias islas de los océanos Pacífico e Índico.

El potos se ve a menudo en hogares y oficinas por su belleza, a la que contribuye principalmente su color espeso, ceroso, verde y en forma de corazón. hojear.

Esta planta también se puede tener en el exterior. Se puede colgar en plataformas elevadas o incluso en un trepador cuando encuentra un soporte vertical para sí mismo.

Investigaciones y estudios nos han demostrado que cuidar el potos no es una tarea difícil. Es bastante fácil mantener la planta en buenas condiciones.

Pero es posible que a veces, por pequeñas o grandes razones, tus potos luzcan diferentes. Puede resultar difícil descubrir qué salió mal y por qué su planta no tiene el aspecto habitual.

Una de las formas en que puede cambiar la apariencia de los potos es cuando las hojas comienzan a caer. Como se mencionó anteriormente, las hojas son la parte más atractiva de la planta, por lo que verlas caer alarmará al cuidador.

Las razones por las que tus potos caerán son:

1) bajo el agua

2) Iluminación

3) Riego excesivo

4) Temperatura y humedad

5) Fertilizante

6) Choque del trasplante

7) Plagas

8) Drenaje

9) espacio raíz

10) Falta de apoyo

Exploremos algunos de los factores destacados que afectan negativamente las hojas de los potos y hacen que luzcan caídas.

¿Por qué mi Pothos está caído?

1) bajo el agua

Un potos subiendo las escaleras.La cantidad de agua que le das a tu planta juega un papel importante en su bienestar. Regar una planta bajo el agua es cuando no recibe suficiente agua.

Su necesidad es mayor de lo que se le da. Esto hará que los potos se caigan. Este es un síntoma de estar bajo el agua.

Las hojas y las enredaderas parecen flexibles y flácidas debido a la falta de agua en las estructuras celulares de la planta. El agua ayuda a mantener las hojas tensas y erguidas.

También puedes ver que después de sumergir los potos por un tiempo, las hojas comienzan a girar. amarillo. Esta es otra indicación de que tu planta necesita más agua.

La falta de agua se puede detectar revisando el suelo de su planta.

Aunque es recomendable esperar a los potos suelo para que se seque aproximadamente a 1 o 2 pulgadas de la parte superior antes de volver a regarla, no deje que se seque tanto que se agriete o comience a alejarse de los bordes.

Las hojas de los potos pueden volverse crujientes. Aquí es cuando están extremadamente sumergidos y entran en modo de supervivencia. Las raíces transportan agua por toda la planta, incluidas las hojas.

Esto se conoce como transpiración. El riego excesivo hace que los potos eventualmente pierdan la capacidad de transpirar, lo que da como resultado hojas amarillas o marrones, brillantes y sin vida.

2) Iluminación

Lo ideal es que Pothos necesite unas 12 horas de luz solar brillante e indirecta. Dar demasiado o muy poco luz afectará negativamente a las hojas de sus potos. Uno de ellos son las hojas caídas y las enredaderas.

La luz brillante directa puede dañar tu planta de muchas maneras. Una es que las hojas de potos eventualmente se queman.

El color de las hojas cambia del verde exuberante al amarillo pálido. Aunque la luz brillante directa dará como resultado hojas más grandes en los potos, los entrenudos, a partir de los cuales crecen nuevas raíces, serán de menor tamaño.

Si recibes una cantidad de luz inferior a la óptima, notarás que el color de las hojas se desvanece. Los potos pueden prosperar muy bien con poca luz, pero es mejor si reciben una cantidad moderada de luz.

Mantener los potos frente a una ventana orientada al este en lugar de una ventana orientada al sur con una cortina sería perfecto para su planta.

Mantendrá las hojas felices y las ayudará a prosperar. El potos, a diferencia de la mayoría de las plantas, se desarrolla bastante bien, incluso con luz artificial.

  Cómo revivir una planta de cilantro moribunda

Entonces, si su potos se guarda en una oficina o en un lugar de su hogar que no reciba luz solar brillante indirecta, puede usar tubos fluorescentes o bombillas incandescentes para satisfacer sus necesidades de iluminación.

Un fenómeno común a muchas plantas en el fototropismo. Potos es uno de ellos. El fototropismo es cuando un organismo crece hacia una fuente de luz.

Es posible que sus potos estén creciendo en una dirección determinada. Esto puede hacer que algunas de las hojas de su planta se vean caídas, mientras que a otras les va bien.

La razón de esto es que la planta crecerá hacia la fuente de luz más cercana si no se le proporciona luz uniforme.

Así que trate de colocar sus potos en un lugar donde todas las partes reciban luz brillante e indirecta. Esto puede ayudar enormemente a evitar que las hojas se caigan.

3) Riego excesivo

Así como el riego insuficiente puede ser perjudicial para los potos, también puede serlo. Demasiada agua Él. Regar en exceso los potos puede provocar que las raíces se pudran y las hojas se caigan.

Si has estado regando tus potos más de lo habitual y tu maceta no tiene un buen drenaje, las hojas caídas son consecuencia del exceso de agua.

Regar en exceso el potos puede hacer que sus células exploten, lo que provocará que las hojas se marchiten y caigan. Después de cierto punto, las raíces ya no pueden absorber agua, lo que hace que el agua salga de las hojas en forma de humedad.

Aquí es cuando las paredes celulares de las hojas comienzan a romperse, haciendo que las hojas luzcan caídas y poco saludables.

Demasiada agua impide que las raíces de los potos reciban oxígeno. Esto provoca estrés en la planta y hace que las hojas se caigan.

También puede provocar la pudrición de las raíces, lo que puede ser gravemente perjudicial para la planta. Si la pudrición de la raíz no se detecta a tiempo, puede destruir completamente la planta.

4) Temperatura y humedad

Un potos doradoLas temperaturas en el rango de 21 a 32 °C (70 a 90 °F) son perfectas para su planta. A sus potos no les irá bien en temperaturas inferiores a 50 °F (12 °C) y superiores a 90 °F (32 °C) y las hojas lucirán enfermas y caídas.

Cuando las temperaturas caen por debajo de los 50 °F, las hojas de potos mostrarán signos de daños causados ​​por el clima frío, incluida la decoloración y el marchitamiento.

Las hojas de potos no son resistentes a las heladas en absoluto y si las temperaturas bajan más lo más probable es que se marchiten. muriendo. Así que asegúrese de mantenerlos calientes si la temperatura baja demasiado.

Cambiar la ubicación a un lugar más cálido o cerrar las ventanas abiertas durante las olas de frío puede ayudar a mantener sus potos seguros y saludables.

Cuando se trata de humedadLos potos prefieren la humedad alta porque provienen de regiones con clima tropical.

La falta de humedad en el aire alrededor de los potos hará que las hojas se caigan. Si su planta está en el interior, puede colocar un humidificador o un recipiente con agua cerca de sus potos, ya que la mayoría de los hogares y oficinas están naturalmente secos.

Esto aumentará la cantidad de vapor de agua en el aire alrededor del potos y le proporcionará el nivel de humedad que necesita.

5) Fertilizante

Cuando se trata de fertilización Con el potos hay que tener en cuenta que no se debe fertilizar en exceso ni en defecto.

El error común es pensar que cuanto más fertilicemos una planta, mejor será para su crecimiento y bienestar. Esto puede aplicarse a algunas plantas, pero el potos no es una de ellas. No se necesitan muchos fertilizantes.

La fertilización proporciona a sus potos micro y macronutrientes adicionales que es posible que el suelo y el agua no le proporcionen.

  ¿Se pueden plantar arándanos y fresas juntos?

Su falta puede ralentizar el crecimiento de las hojas en potos. También notarás que las hojas pierden su abigarramiento y se vuelven caídas y de color amarillo-marrón.

Trate de concentrarse en fertilizar sus potos con una cantidad adecuada de fertilizante de buena calidad cada 4 a 6 semanas.

Por otro lado, procura no abonar demasiado los potos ya que tiende a quemar las hojas, debilitándolas y cambiando el color de un verde exuberante a marrón.

La salud de las hojas se deteriora si no se les proporciona la cantidad adecuada de fertilizante en el momento adecuado.

Se dice que fertilizar los potos a intervalos regulares desde la primavera hasta el verano y luego reducir la frecuencia durante el invierno hará maravillas con sus hermosos potos de hoja perenne.

6) Choque del trasplante

Trasplantar significa sacar tu planta de donde estaba y trasplantar en una nueva ubicación. Cuando trasplantamos un potos, las raíces en ocasiones pasan por un periodo de shock debido al trasplante.

Durante este tiempo se puede notar que las hojas se desprenden de los potos. colgante. Dale a tu planta unas semanas para que se acostumbre a ser trasplantada y vuelva a ser como antes.

Mientras tanto, mientras las raíces aún se están adaptando, tus potos perderán hojas e incluso adquirirán un color un poco amarillento.

Esto no es algo de qué preocuparse, ya que una vez que las raíces se hayan restablecido, las hojas volverán a su tono verde exuberante normal.

Esto suele tardar varias semanas. Sin embargo, si el estado de las hojas no mejora después de este tiempo, es posible que algo más esté pasando con tus potos.

7) Plagas

Un potos doradoPlagas son perjudiciales para los potos y hacen que las hojas se caigan y se marchiten.

Entre las plagas más comunes que atacan a los potos se encuentran la araña roja, la cochinilla y el pulgón. Chupan la savia del potos, lo que a su vez tensa y debilita las raíces y hojas de la planta.

Las cochinillas son como bolas de algodón blancas y peludas y puedes detectarlas en tu planta con bastante facilidad. Puedes eliminarlos recogiéndolos con toallitas con alcohol o simplemente puedes usar un pesticida.

Los ácaros son más pequeños y más difíciles de detectar. Una manera fácil de deshacerse de él es rociar los potos con agua tibia y sal mezclada.

Incluso si simplemente mantienes húmedo el ambiente de tus potos, los ácaros pueden desaparecer porque odian la humedad.

El uso de insecticidas también ayudará a deshacerse de estos insectos y plagas no deseados en sus potos. Fertilizar adecuadamente los potos también puede ser útil, ya que mantiene la planta fuerte y saludable para combatir tales ataques.

8) Drenaje

Los potos en macetas requieren que el suelo esté bien drenado. Esto significa que no se debe dar demasiada agua a la planta y que el agua que se le dé debe poder escurrirse.

Al potos no le gusta estar en el agua porque las raíces se pudren fácilmente. Así que asegúrese de que una vez que riegue los potos, los deje secar a unos centímetros de la parte superior antes de volver a regarlos.

La pudrición de la raíz puede ser otra causa de la caída de las hojas de su planta. También hace que las hojas luzcan muy apagadas y aparezcan manchas marrones en ellas.

La maceta en la que guardes los potos debe tener varios orificios de drenaje grandes. Esto evita que el suelo se encharque.

El exceso de agua se drenará por estos agujeros, manteniendo la tierra de la planta en buenas condiciones. Otra forma de darle un buen drenaje a la tierra de potos es mezclarla con piedra pómez o perlita.

El drenaje de la tierra es especialmente importante para los potos después de haberlos trasplantado.

Se recomienda conseguir una maceta más grande que antes para trasplantar los potos. También debe contar con suficientes orificios de drenaje para mantener el suelo en óptimas condiciones.

9) espacio raíz

Los potos pueden ser enlazado a la raíz. Unidas a las raíces significa que las raíces de la planta forman una masa o bola densa y enredada, lo que les impide crecer más.

  9 plantas de jardín versátiles que repelen moscas (y otras plagas)

Las raíces pueden quedar atrapadas debido a la falta de espacio si su tamaño se ha vuelto demasiado grande para la maceta o el espacio en el que se encuentran y están constreñidas durante un período de tiempo prolongado.

La unión de las raíces dificulta la absorción de oxígeno, nutrientes y agua. Las raíces no pueden absorber mucho dado el espacio en el que se encuentran.

Por esta razón, los potos comienzan a caerse. Debido a que no están recibiendo una nutrición adecuada, los potos comienzan a caer y las hojas tienden a hacerlo. Rizo se levanta y se marchita fácilmente. También es posible que el resto de la planta tenga un crecimiento atrofiado.

El potos ahorra energía hasta que se trasplanta a un recipiente que se ajuste a las raíces de la planta.

10) Falta de apoyo

Los potos pueden ser entrenados hasta un trepador. Proporcionar a los potos un soporte vertical probablemente hará que se adhieran a él.

Pronto los potos del suelo crecerán hacia arriba. apoyo. Se sabe que esto da como resultado una planta más exuberante y saludable con hojas más grandes y atractivas.

Pensamientos finales

Un potos colgantePothos es una hermosa enredadera de hoja perenne originaria de China, el subcontinente indio y muchas más regiones del mundo.

La planta tiene hojas grandes, de color verde ceroso, que son el principal atractivo de los potos. El potos no es una de las plantas que requiera cuidados intensivos o especiales. Sólo necesita algunos cuidados básicos para prosperar.

Uno de los problemas que surgen a la hora de cuidar los potos es la caída. Hay muchos factores que hacen que los potos se caigan.

riego excesivo y la falta de agua son una de las principales razones de la caída de las hojas del potos. Demasiada agua asfixia las raíces de la planta porque el agua del suelo se estanca.

Esto evita que las raíces absorban nutrientes y oxígeno, al tiempo que absorben más agua de la necesaria.

Como resultado, las hojas se pierden en forma de humedad, lo que las hace lucir caídas, suaves y marchitas. Por otro lado, muy poca agua agrietará y secará la tierra, impidiendo que la planta sude.

luz Es otro factor importante que afecta las hojas en potos. Si le das a la planta luz directa y brillante, las hojas pueden quemarse y dañarse. Esto cambia su apariencia y hace que las hojas caigan.

Por otro lado, es posible que la falta de luz no cause mucho daño, pero darle a su potos luz brillante e indirecta durante hasta 12 horas por día es lo mejor para su bienestar y evitará que se caiga.

La temperatura y la humedad pueden ser factores que hacen que los potos se caigan. Cuando se trata de temperaturas, es posible que las temperaturas superiores a la óptima no causen tanto daño a los potos como las temperaturas más bajas.

Por debajo de los 50 grados Fahrenheit, notará que sus hojas se vuelven amarillas y se vuelven menos elegantes. Mientras que las heladas y las temperaturas bajo cero pueden ser fatales para los potos.

Aparte de estos factores importantes que afectan la caída del potos, existe una infestación de plagas que puede causar daños y, en última instancia, dañar el potos al hacer que se caiga.

Demasiado o muy poco fertilizante o la falta de drenaje y los problemas asociados también pueden provocar una mala salud de sus potos. Otro factor que vale la pena mencionar es el de la raíz.

Las raíces se enredan y se vuelven densas a medida que aumenta su tamaño y el espacio en el que se encuentran se vuelve limitado para ellas. Esto también puede hacer que los potos se caigan.

En resumen, el primer paso para evitar que los potos se caigan es identificar la razón por la que esto sucede. Si logras resolverlo, ¡resolver el problema no será difícil!

Comparte tu aprecio