Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

¿Puedo cortar las puntas marrones de mis plantas de bambú?

El bambú se enorgullece de ser una planta perenne versátil que prospera en una variedad de condiciones climáticas. Sin embargo, es posible que notes que las puntas de las hojas de bambú se vuelven marrones de repente.

Si esto sucede, puede indicar varias razones que podrían estar causando el problema. ¡Así que es hora de ponerse manos a la obra!

Las hojas de bambú con puntas marrones suelen ser el resultado de demasiada o muy poca agua. Afortunadamente, puedes quitar los extremos marrones del bambú sin dañarlo. Puedes despojar completamente a tu bambú de sus hojas marrones o amarillas; La baja humedad, la exposición excesiva al sol y las enfermedades fúngicas son la causa.

Razones de las puntas marrones de la planta de bambú

Demasiada agua daña las raíces y las hojas.

El bambú prospera en ambientes húmedos. Sin embargo, el riego excesivo provoca que las hojas se oscurezcan.

Esto provoca que las raíces se asfixien por falta de oxígeno en el ambiente. Las raíces eventualmente se pudren, lo que hace que las hojas se vuelvan marrones.

Los síntomas de un bambú regado en exceso incluyen:

  • El crecimiento de su bambú se ralentiza o se atrofia.
  • Los síntomas del edema foliar incluyen cortes, lesiones y ampollas.
  • Cuando riegas el bambú, parece que no crece.
  • Las hojas se vuelven amarillas con puntas marrones antes de caerse.
  • Se puede encontrar mildiú polvoroso o moho en la planta y en la superficie del suelo. Las hojas pueden volverse negras, oscuras o marrones.
  • La pudrición hace que algunas raíces y tallos se rompan o se ablanden rápidamente.
  • Las raíces emiten un desagradable olor a podredumbre.

Solución

Asegúrese de que la tierra esté bien drenada, pero asegúrese de que esté bien empapada. Por ejemplo, si la planta está en una maceta, asegúrate de que el agua drene por el fondo de la maceta cada vez que la riegues.

La humedad y el tipo de suelo determinan cuánta agua se debe utilizar. En invierno necesitas un poco de agua para que todo siga funcionando.

Por supuesto, esto depende del tipo de suelo. Los suelos arcillosos y francos, por ejemplo, retienen agua durante mucho tiempo. Por lo tanto, estos suelos sólo necesitan riego una vez a la semana en lugar de remojarlos regularmente.

Sin embargo, los suelos arenosos pierden agua rápidamente y es posible que la planta requiera remojo regular para mantener sus atractivas hojas verdes.

El bambú recién trasplantado necesita riego regular, especialmente durante los primeros meses.

Existe una necesidad constante de cuidar las plantas recién trasplantadas a medida que se familiarizan con su nuevo entorno.

Lo ideal es regar bien el bambú para humedecer el medio de cultivo. Sin embargo, el bambú es una planta resistente a la sequía y, por lo tanto, nunca debe encharcarse.

Muy poca agua hace que las hojas se sequen y quemen las puntas.

La falta de agua hace que las hojas del bambú se pongan marrones, como ocurre con la mayoría de las otras plantas. Sin embargo, privar a la planta de suficiente agua afecta la rapidez con la que el agua pasa de las raíces al resto de la planta.

  La orquídea es pegajosa: ¿qué significa?

Recuerda que el bambú absorbe agua del suelo antes de transportarla para producir los nutrientes necesarios para el crecimiento general de la planta.

La transpiración, en la que las plantas liberan agua a la atmósfera, se ve directamente afectada por la absorción de agua. Por tanto, la falta de agua y mucha pérdida de agua al medio ambiente provoca que las plantas se sequen.

Las puntas marrones de las hojas de su planta de bambú podrían ser el resultado de un riego insuficiente, y las siguientes señales pueden ayudarle a darse cuenta de ello:

  • Defoliación de moderada a generalizada, especialmente en hojas más viejas.
  • Las hojas marrones y crujientes suelen afectar primero las puntas y los bordes.
  • El sustrato se siente completamente seco, quebradizo o polvoriento.
  • Marchitamiento significativo, pero su bambú se recuperará tan pronto como lo riegue.

Solución

Si la tierra alrededor de su planta de bambú está seca, riéguela abundantemente hasta que el medio de cultivo esté saturado uniformemente de humedad.

Entonces recomiendo encarecidamente remojar la planta de bambú en un lavabo o bañera.

Así es cómo:

  • Llene un lavabo o bañera grande con cuatro pulgadas de agua. Dependiendo del tamaño de la maceta podrás ajustar la profundidad.
  • Retire el platillo del recipiente y coloque la olla en la tina llena.
  • Deje que el medio de cultivo se remoje completamente durante 30 a 45 minutos.
  • Después de vaciar la bañera/fregadero, permita que el líquido fluya libremente por los orificios de drenaje.
  • Al volver a colocar el platillo, no olvides quitar el exceso de líquido que se escurre en él. Asegúrese de que su planta de bambú no esté en un charco de agua acumulada, ya que esto puede causar que las raíces se pudran.

Realice una prueba con el dedo cada pocos días para asegurarse de que sus plantas no tengan un riego insuficiente. Luego, espere hasta que las tres o cuatro pulgadas superiores de tierra estén secas antes de volver a regar el bambú.

El cloro y el flúor del agua de la ciudad queman las puntas de las hojas

Si vives en una gran ciudad, es probable que el agua potable contenga cloro y flúor. En la mayoría de los casos, el agua se desinfecta antes de ponerla a disposición para el consumo humano.

El bambú y otras plantas pueden verse afectados negativamente por estos químicos en el agua, al tiempo que protegen a las personas de las enfermedades transmitidas por el agua. Como resultado, sus hojas se vuelven marrones.

Debido a la composición química del cloro, actúa como lejía. Aunque el CDC (Centro para el Control de Enfermedades) considera que el cloro es seguro tanto para los humanos como para las plantas, algunas especies de bambú reaccionan negativamente.

Cuando se riegan con agua clorada, las hojas de estas plantas se vuelven marrones.

Se ha demostrado que el cloro y el fluoruro matan algunos microbios del suelo. La buena noticia, sin embargo, es que estos microbios se recuperan rápidamente al poco tiempo.

Soluciones

Si descubre que el cloro y el flúor están dañando el bambú del agua del grifo, debe hacer un cambio.

El agua de lluvia es la opción más segura para las plantas que responden al agua del grifo porque no contiene aditivos.

Si lo deseas, puedes filtrar el agua. Filtrar agua mediante ósmosis inversa es un método eficaz para eliminar sustancias químicas.

Demasiada exposición al sol provoca quemaduras en las hojas

La luz del sol, el agua y el suelo desempeñan un papel en el crecimiento y la salud de las plantas. Es probable que la causa sea el exceso de luz solar si las hojas se vuelven amarillas y tienen puntas marrones.

  Guía completa para el cuidado de las plantas de serpientes: cultivo de plantas de serpientes en interiores

Esto es más común durante el verano, cuando el sol está encima durante mucho tiempo.

La luz solar directa sobre el género Phyllostachys y el bambú gigante es mejor porque estas especies pueden soportar el calor.

Sin embargo, Sasa, el género Thamnocalamus y Fargesia prefieren menos de seis horas de luz solar. (Fuente: Universidad Estatal de Carolina del Norte)

Solución

Después de mudarse a una nueva ubicación, las nuevas plantas de bambú prefieren poca luz ya que todavía se están adaptando a su nuevo entorno.

Si están en maceta, puedes colocarlas cerca del alféizar de la ventana, lejos de la luz solar directa.

Lo ideal es hacer una sombra temporal para el bambú al aire libre. Algunas especies, como el bambú, requieren hasta un 60% de sombra.

Los bajos niveles de humedad hacen que las hojas se sequen

Cuando el bambú está expuesto al aire seco o carece de humedad, es más probable que las puntas de las hojas, los bordes o las puntas quemadas se pongan marrones.

En este caso, la falta de humedad puede hacer que las hojas de bambú se doren y queden crujientes. En casos extremos, las hojas pueden volverse negras y crujientes debido a la falta de humedad.

En su mayor parte, el bambú prefiere condiciones similares a las de su hábitat nativo: húmedo y cálido en los trópicos.

Los niveles de humedad ligeramente superiores al 50% son ideales para ellos. Como resultado, las condiciones secas pueden hacer que las hojas y el suelo pierdan humedad más rápidamente, lo que provoca deshidratación y puntas de las hojas marrones.

Si su planta sufre de puntas de bambú marrones debido a la falta de humedad, probablemente por lo demás esté sana, aparte de los bordes y puntas de las hojas marrones.

Solución

Prefiero vigilar la humedad alrededor de las plantas. De esta manera puedo estar seguro de que son exactamente adecuados para mis plantas.

Para ello utilizo un práctico higrómetro digital (consulte el precio más reciente en Amazon aquí), que muestra los niveles de humedad actuales y los niveles más bajos y más altos registrados.

Esto me permite determinar rápidamente si la humedad está provocando que mi bambú desarrolle puntas marrones.

Si la humedad alrededor del bambú es baja, pruebe uno de los siguientes métodos para aumentar la humedad:

  • Utilice un humidificador (consulte el último precio de Amazon) aquí) – Este es el método más eficaz. Sin embargo, deberás rellenar el agua cada pocos días.
  • Coloque su maceta de bambú en un área con más humedad, como un baño o una cocina.
  • Junte sus plantas de interior para crear un ambiente más húmedo para su bambú.
  • Coloque una bandeja humectante debajo del bambú. Puede ser tan simple como un cuenco de agua poco profundo lleno de guijarros. La humedad de tus plantas aumentará debido al aumento de la evaporación.

También mantenga la planta alejada de rejillas de ventilación, calefacción y refrigeración. Por último, mantenga la planta alejada de ventanas y puertas cuando haga frío afuera.

Las enfermedades dañan los cogollos de las hojas de bambú.

Aunque las plantas de bambú son conocidas por su dureza, no son completamente resistentes a las enfermedades. Algunas cosas a tener en cuenta son las enfermedades bacterianas, las infecciones por hongos y la pudrición de las raíces.

Además, la mancha foliar es causada por un hongo, que provocará el desarrollo de puntas marrones o una decoloración marrón de todas las hojas.

Puede esperar que su bambú muera cuando aparezcan las puntas marrones, generalmente acompañadas de marchitamiento y caída. Los bambúes estresados ​​o débiles son más susceptibles a las infecciones.

La aparición de enfermedades en su planta puede deberse a varios factores, incluido el estrés por calor, el exceso de agua, la mala aclimatación y la baja humedad.

  Cómo salvar una planta de aloe caída

Busque lesiones negras que se propaguen rápidamente o manchas marrones irregulares en el follaje. En su mayor parte, los puntos marrones tienen un patrón aleatorio.

También puedes notar que todas las hojas del bambú se secan y mueren, lo que hace que la planta se marchite rápidamente.

Soluciones

Es mucho más fácil prevenir las enfermedades del bambú que encontrar una cura. De todos modos, siempre hay una solución para cada problema. A continuación se muestra una lista de algunos de los más comunes y sus soluciones:

Manchas foliares de hongos– Especialmente vulnerable al ataque cuando el aire está húmedo. Uno de los síntomas más notables de esta enfermedad es la pérdida del hermoso dosel verde del bambú.

Usar un fungicida a base de cobre es la mejor manera de eliminarlo del bambú. Reduzca la cantidad de hojas más viejas para permitir que crezcan las más nuevas.

Fugina– La fumagina suele ser causada por cochinillas, cochinillas y pulgones. Mientras se alimentan emiten sustancias pegajosas.

La melaza, también conocida como melaza, deja antiestéticas manchas de color marrón a negro. El uso de jabones o aceites insecticidas puede eliminar el problema.

Virus del mosaico del bambú– Los virus de las plantas se pueden transmitir a través de herramientas de poda. El virus se transmite de una planta a otra en el vivero durante el proceso de poda.

Deja hojas descoloridas que son difíciles de reparar. No queda otra opción que utilizar una poda agresiva después de esterilizar a fondo tus podadoras como tratamiento.

¿Las hojas de bambú vuelven a crecer?

A las plantas de bambú en buenas condiciones les pueden volver a crecer las hojas. La poda es la forma más eficaz de estimular el crecimiento. Aún así, proceda con precaución.

Recuerde que incluso una sola planta de bambú infectada puede causar daños importantes.

El final del verano y el otoño son los mejores momentos para podar el bambú. Sin embargo, evite podar cuando el bambú esté produciendo nuevos brotes. La poda es la eliminación de brotes, hojas y tallos de una planta.

¿Puedes cortar las hojas de bambú muertas?

Con el tiempo, las hojas del bambú demasiado crecidas se vuelven amarillas y eventualmente marrones. Cuando las hojas de tu planta de bambú se vuelven marrones, es hora de cortarlas para que puedan brotar hojas nuevas.

Deseche las hojas tan pronto como termine de cortarlas para que no entren en contacto con hojas nuevas y verdes.

Algunas de estas hojas muertas pueden estar infectadas con hongos que pueden propagarse rápidamente por toda la planta.

Comidas para llevar

A continuación te ofrecemos un resumen de qué hacer con las puntas de bambú marrones, según la causa.

  • riego excesivo– Asegúrate de utilizar tierra con una capacidad de drenaje saludable. Riegue cuando la capa superior del suelo se sienta seca.
  • Submarino– Mantenga la tierra húmeda regando regularmente por la noche, especialmente durante los períodos secos.
  • Cloro y flúor en el agua de la ciudad– Debes evitar el agua del grifo de la ciudad. En su lugar, riega tu bambú con agua de lluvia filtrada o agua destilada.
  • Demasiada exposición al sol– Proporcione sombra temporal, especialmente durante las estaciones soleadas.
  • Bajos niveles de humedad– Agrupe sus plantas de interior pero asegúrese de que haya suficiente circulación de aire. Prefiero usar una bandeja humectante o un humidificador para aumentar la humedad alrededor de mi bambú.
  • Enfermedades Recorte y deseche las partes enfermas. Si es necesario, utilice un fungicida a base de cobre. (prefiero usar este de Amazon)

¡Compartir es demostrar interés!

Comparte tu aprecio