Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

¿Qué le sucede a una planta de aloe vera regada en exceso?

Es importante mantener la planta de aloe seca la mayor parte del tiempo. Si se riega en exceso, la planta de aloe vera se pudrirá y eventualmente morirá.

La planta de aloe

El aloe vera es una de las plantas de interior más populares, y con razón.

Con sus hojas verdes carnosas y sin tallo dispuestas en forma de verticilo y con apariencia de cactus puntiagudos, son excepcionalmente atractivos.

Además, son fáciles de gestionar. No requieren cuidados especiales ni podas. De hecho, ¡están en su mejor momento cuando los ignoras!

Como mencionamos anteriormente, es mejor no regar demasiado la planta de aloe vera. Una vez cada tres semanas debería ser suficiente.

Simplemente déjalos en un lugar luminoso, preferiblemente fuera de la luz solar directa, y déjalos hacer lo suyo.

Desafortunadamente, es extremadamente raro que una planta de aloe florezca en el interior. Para ello necesitan temperaturas cálidas y un sol abrasador del desierto durante todo el año.

Pero cuando logran florecer, son muy hermosas y forman un cono cubierto de campanillas rojas y naranjas conocido como inflorescencia.

Si ha estado regando demasiado su planta de aloe vera y lo nota temprano, es posible que pueda secar la tierra antes de que se produzca algún daño.

Si ha habido mucho daño, hojas y raíces blandas o muertas y otras formas de daño, es posible que aún puedas salvar parte de la planta.

Retire las partes dañadas y trasplante la planta a tierra nueva.

Alguna información general sobre las plantas de Aloe Vera.

El aloe vera es una planta suculenta, lo que significa que almacena la mayor cantidad de agua posible en sus hojas. Esto se debe a que es originario de zonas desérticas de África y Oriente Medio.

Todas las plantas prosperan en condiciones lo más cercanas posible a las de su área de distribución nativa.

Debido a que el aloe se adapta a condiciones secas, es importante mantener esas condiciones y regar la planta con moderación.

Si lo riegas demasiado, las células de almacenamiento de agua de las hojas explotarán, lo que hará que se vuelvan blandas y se desintegren desde dentro.

Si la tierra alrededor de las raíces permanece húmeda, estas también pueden pudrirse.

Cómo plantar y cuidar su planta de aloe vera

Elegir el contenedor adecuado

Una planta de aloe vera en una maceta verde en el artículo ¿Qué le sucede a una planta de aloe vera regada en exceso?Muchos jardineros recomiendan utilizar macetas de barro o terracota porque son porosas y se secan rápidamente.

Puedes utilizar macetas hechas de otros materiales como cerámica o plástico, pero ten en cuenta que esto hará que la tierra retenga humedad, así que si esto es todo lo que tienes disponible, ajusta tu rutina de riego en consecuencia.

Asegúrate también de elegir un recipiente que sea ancho y estable. Las plantas de aloe son bastante pesadas y a veces pueden crecer en ángulo, por lo que la maceta adecuada evitará que se caigan.

Lo más importante es encontrar un recipiente con al menos un buen orificio de drenaje.

Preparando el suelo

Asegúrese de elegir un suelo que no quede empapado. La tierra normal para macetas o jardín retiene demasiada humedad, por lo que es importante comprar una mezcla destinada a suculentas.

Estas mezclas pueden contener perlita o vermiculita, astillas de madera o corteza, arena, roca de lava (piedra pómez) o una mezcla de las tres.

Esto está más cerca del fondo del hábitat natural del aloe vera, por lo que su planta se sentirá como en casa. El agua penetra directamente a través del suelo y deja las raíces secas y agradables.

Plantar tu planta de aloe en una maceta

Como ocurre con todas las plantas, comience colocando una fina capa de grava en el fondo de la maceta, sobre el orificio de drenaje.

Si no tienes esto, puedes usar los fragmentos de una vasija de barro rota, una pantalla o incluso un trozo de periódico.

Esto asegura que el agua drene bien y que la tierra no se caiga del fondo de la maceta.

Una vez que hayas colocado la malla o grava en el fondo de la maceta, llénala aproximadamente a un tercio de su altura, coloca el aloe verticalmente en la maceta y llénala hasta el resto del camino.

  Spring Hosta Care: 4 tareas importantes para cada productor de Hosta

Recuerde dejar aproximadamente una pulgada de espacio entre la parte superior de la tierra y el borde de la maceta.

Si tu planta de aloe tiene tallo, córtalo hasta que quepa en la maceta. Debes plantar el tallo bajo tierra, ya que también echará raíces.

Puedes frotar ligeramente el tallo con hormona de enraizamiento para estimularlo a que las raíces crezcan más rápido.

Un consejo extra: si tienes que cortar el tallo, déjalo de tres a cuatro días para que se forme un callo. Si la herida está abierta cuando la plantas, la podredumbre puede entrar y matar la planta.

También te puede interesar: ¿Por qué mi planta de aloe no tiene raíces?

Próximos pasos

Coloque su planta de aloe vera en un lugar lo más brillante posible, lejos de la luz solar directa. Lo ideal es una ventana orientada al oeste o al sur.

La temperatura debe ser bastante constante: entre 13 y 27 grados Celsius (50 a 85 Fahrenheit).

Esto no es tan difícil de hacer, ya que es poco probable que la temperatura de su hogar esté fuera de ese rango.

Aunque no debes regar con frecuencia, sí debes hacerlo abundantemente. Cada tres semanas es la frecuencia estándar. Asegúrese de que su planta de aloe vera no esté regada en exceso.

Es importante dejar que la tierra se seque entre riegos porque las raíces odian quedarse en el agua. Antes de regar, toque la tierra para asegurarse de que esté seca.

Cultivo de brotes de aloe

Cerca de las hojas de una planta de aloeOtra gran ventaja de las plantas de aloe es que se dividen fácilmente y producen crías que se pueden replantar fácilmente.

Una vez bien establecidas, las plantas de aloe producirán crías, o versiones en miniatura, que son clones perfectos de la planta madre.

Es mucho más fácil plantar un clon que cultivar aloe a partir de semillas, en parte porque florecen muy raramente.

Para cosechar las crías, arranca con cuidado la planta madre. Puedes ver a los bebés adheridos al tallo.

Con un cuchillo afilado, afloje los cachorros, teniendo cuidado de no dañar las raíces (si el cachorro no tiene raíces, no crecerá por sí solo y no estará listo para ser aflojado).

Siga las instrucciones anteriores para plantar la planta bebé. Deje que las cicatrices sanen y déjelas en un suelo arenoso adecuado para suculentas. Debería empezar a funcionar en aproximadamente una semana.

Problemas con tu planta de Aloe

Planta de aloe regada en exceso

La mayoría de los problemas que tienen los jardineros con una planta de aloe están relacionados con el riego excesivo: se le da demasiada agua a la planta o la tierra no se drena lo suficientemente rápido.

Síntomas

Encontrarás signos de exceso de agua en las hojas. Pueden desarrollar manchas marrones o ablandarse cuando las células del interior estallan por absorber demasiada agua.

Las hojas de aloe vera deben estar regordetas y firmes y conservar un hermoso color verde opaco.

Una planta de aloe regada en exceso hará que las raíces se pudran. En una planta con pudrición severa de las raíces, se debilitarán e incluso se desprenderán de la planta cuando la arranques.

La solución

Lo primero que debemos hacer es quitar las hojas dañadas y dejar de regar durante un tiempo para permitir que la tierra se seque por completo.

Si permanece húmeda, puede trasplantar su planta de aloe en una mezcla de tierra más arenosa y más adecuada para las suculentas, como la que describimos anteriormente.

Al trasplantar, revise las raíces en busca de signos de podredumbre (partes marrones, blandas y blandas) y retírelas.

Daño por sal o productos químicos

Estos problemas suelen ocurrir con el uso excesivo de fertilizantes químicos.

Mientras la planta absorbe los nutrientes beneficiosos, como el potasio o el nitrógeno, queda un subproducto de sal. Con el tiempo, la sal se acumula y el suelo pierde su fertilidad.

  Requisitos de luz de Agapanthus: tipo, cantidad y más

Otros daños químicos pueden ser causados ​​por un elemento tóxico en el medio ambiente; Los limpiadores domésticos son probablemente los más comunes entre los jardineros.

Síntomas

Si hay sal o contaminación química, esto a menudo aparecerá como manchas marrones en las hojas.

La solución

Una planta de aloe verdeEl primer paso es quitar las hojas dañadas. Si las sales o los productos químicos están presentes en el suelo debido a la sobrealimentación, puedes trasplantar la planta.

Incluso puedes intentar lavar la sal del suelo pasándola por debajo del grifo. Eso sí, debes retirar la planta y dejar secar la tierra antes de volver a plantar.

Si los químicos se transportan por el aire, es posible que desees reconsiderar los limpiadores que usas en casa, o al menos proteger la planta con una cubierta mientras los usas.

Siempre puedes intentar trasladar la planta a un entorno más seguro. Siempre debes intentar colocar tus plantas en el lugar más limpio y menos contaminado.

Para prevenir el problema en primer lugar, no sobrealimentes tu planta de aloe. Unas pocas gotas de fertilizante cada seis semanas deberían ser suficientes.

Si te gusta este artículo, consulta nuestro artículo sobre ¿Por qué se doblan las hojas de mi planta de aloe vera?

Daños por el sol y la temperatura.

Tu planta de aloe debe mantenerse en las condiciones adecuadas como describimos anteriormente. Demasiado sol y las hojas se quemarán, muy poco y la planta morirá.

Lo mismo ocurre con la temperatura. Su aloe sufrirá si hace demasiado frío o demasiado calor.

Síntomas

Los síntomas vuelven a aparecer en las hojas. Las manchas marrones o amarillentas en las hojas son típicas de las quemaduras solares y es de esperar que se marchiten si la planta se retira de su clima ideal.

La solución

Mueva su planta a un lugar de acuerdo con las instrucciones de cuidado que enumeramos anteriormente. Esto puede depender de la temporada.

Dependiendo de dónde viva, algunas ventanas de su casa pueden ser demasiado soleadas en verano, pero perfectas en invierno.

También es posible que tengas que ajustar tu planta si está cerca de un calentador en invierno, lo que hará que se seque más rápidamente.

Roya de la hoja

Esto es causado por un tipo de hongo que crece en las hojas, aunque no es un problema común.

Síntomas

Verás aparecer manchas de color marrón oscuro en las hojas. Normalmente el problema permanece localizado, pero puede extenderse a lo largo de una hoja o a otras hojas de la misma planta.

La solución

Primero retire las hojas infectadas para evitar la propagación.

Luego asegúrate de mantener la planta seca y de que las hojas no se mojen cuando la riegues.

Cochinilla

Estos son pequeños insectos que viven en la base del tallo de las plantas. Pueden atacar a muchas especies diferentes, pero se encuentran comúnmente en el aloe vera. Se alimentan de la savia.

Si los dejas acumularse y formar un nido, eventualmente dañarán la planta. También secretan una sustancia pegajosa conocida como «melaza» que puede promover el crecimiento de hongos.

Síntomas

Aparecen como una pelusa blanca y esponjosa alrededor del tallo de la planta.

La solución

Una planta de aloe vera en una maceta blanca.Un remedio común recomendado por los jardineros es limpiar la colonia de cochinillas con un pañuelo de papel o un hisopo de algodón humedecido en alcohol. Esto matará a los insectos.

Luego rocíe toda la planta con alcohol isopropílico mezclado con unas gotas de jabón para platos biodegradable. Esto hace que el alcohol se adhiera a las hojas.

Tratar la planta con esta fórmula dos o tres veces debería eliminar la infestación de una vez por todas.

Es una solución sencilla. Sin embargo, una vez que las cochinillas estén realmente establecidas, puede ser muy difícil matarlas y es posible que tengas que tirar la planta y comprar una nueva.

uso medicinal

El aloe también es conocido por sus beneficios para la salud. Se ha utilizado durante siglos, si no más, como una forma de rejuvenecer y revitalizar la piel.

  Consejos de aseo de Houseleek 'Bronco' a seguir

Ahora la investigación moderna ha respaldado muchas de estas afirmaciones.

Los dermatólogos lo recomiendan como crema hidratante y antibacteriana para la piel. Puede acelerar la curación de heridas, reducir la apariencia de cicatrices y también puede calmar la piel quemada por el sol (o quemada por el sol).

También es una forma poderosa y totalmente natural de aumentar la elasticidad de la piel y suavizar las arrugas, especialmente debajo de los ojos.

Cultivar tu propia planta de aloe es como llevar la farmacia a tu salón.

Sin embargo, es importante señalar que a pesar de todos los beneficios que puede aportar a la piel, no está pensado para ser ingerido.

Para utilizar las hojas, córtalas por la base y exprime el gel.

Alternativamente, puedes moler toda la hoja con un mortero o en otro recipiente. Aplicar el gel en la zona afectada.

Tipos de plantas de aloe

El Aloe Vera es la planta más famosa de su familia, pero ¿sabías que tiene más de 400 primas?

Hay muchos tipos diferentes de aloe, muchos de los cuales también quedarían muy bien en su hogar y ofrecerían beneficios para la salud similares a los del aloe vera. Aquí hay una lista de algunas variedades populares de aloe:

Áloe de piedra – Petrícola de aloe

Parece aloe vera pero tiene hojas de color azul/gris. Tiene flores similares y también se puede utilizar para tratar cortes y heridas menores.

Áloe trepador – Aloe ciliar

Como sugiere el nombre, puede crecer mucho, hasta cinco metros. Sin embargo, para mantenerlo necesita el apoyo de otra planta o de un árbol.

De lo contrario, caminará por el suelo y echará raíces donde el tallo toca el suelo, pero se verá flaco y con piernas largas hasta que crezca verticalmente. En las condiciones adecuadas, también florecen durante todo el año.

Candelero Áloe – Aloe arborescens

Este tipo de aloe, un hermoso ejemplar con hojas extensas, puede crecer hasta tres metros de altura, el tamaño de un árbol pequeño.

Este tipo de aloe tiene unas llamativas flores rojas que se elevan por encima de las hojas. Debido a su mayor tamaño, es sorprendentemente atractivo y apreciado entre los jardineros de aloe.

Áloe araña – Aloe humilis

Una planta estupenda para jardineros novatos, fácil de cultivar y difícil de matar. Al igual que el Aloe Vera, las hojas están dispuestas en roseta, sin tallo y puntiagudas.

También están cubiertos de manchas blancas, lo que los diferencia de su primo más famoso. El gel tiene propiedades medicinales similares a las del Aloe Vera.

Áloe coralino – Aloe estriado

Este Aloe es una opción muy popular entre los jardineros y es un miembro muy resistente de la familia. Las hojas tienen un tinte rosado en los bordes y son de color gris verdoso en el centro.

También tienen tendencia a curvarse en las puntas. En parte debido a este color especial, es una planta hermosa y única.

Si planeas comprar una de estas variedades de aloe, sigue las mismas instrucciones de cuidado que para el aloe vera.

Pensamientos finales: ¿Qué le sucede a una planta de aloe vera regada en exceso?

Una planta de aloe en macetaEl aloe vera es muy recomendable tanto para jardineros novatos como experimentados. Es atractivo, fácil de cultivar y tiene tremendos poderes curativos para la piel.

Si bien hemos mencionado algunos problemas que pueden afectar su aloe, en su mayor parte son fácilmente evitables si mantiene las condiciones adecuadas para su planta, especialmente si no la riega en exceso.

Y si tienes paciencia y dejas que tu aloe crezca el tiempo suficiente, nacerán bebés que serán fantásticos obsequios.

Si te encantan las plantas como a mí, no esperes más y empieza a buscar un aloe. ¡Será una excelente compañera vegetal!

Antes de ir, aquí hay algunos artículos más relacionados que le recomiendo que lea a continuación para resolver más problemas de jardinería:

¿Por qué mi planta de aloe vera adquiere diferentes colores?

¿Por qué mi suculenta se pone morada?

Comparte tu aprecio