Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Signos de una planta de aloe vera inundada (y cómo revivirla)

Planta de aloe vera en maceta interior que muestra signos de inundación

La caída típica de las plantas de aloe es el riego excesivo. Pero, ¿puedes creer que esta suculenta también puede permanecer bajo el agua? Tal vez esa sea su lucha en este momento, así que hablemos de este tema en particular en este artículo.

Un aloe vera sumergido mostraría signos como coloración amarillenta de las hojas, caída, oscurecimiento de las puntas de las hojas, secado de los márgenes de las hojas. También habrá manchas marrones, el suelo se secará y las raíces se volverán estructuras quebradizas debido a las inundaciones.

¿Suena familiar? Profundicemos un poco más y veamos cómo es posible que las plantas de aloe se sequen.

¿Por qué se seca una planta de aloe vera?

Con tallos carnosos llenos de tanta humedad, puede esperar que las plantas de aloe sobrevivan a la sequía durante mucho tiempo. Y sí, lo hará, pero solo por un tiempo.

Incluso su tolerancia a tal condición tiene límites. Llegará el momento en que su depósito de agua se agotará hasta un punto crítico.

Las plantas de aloe solo pueden tolerar la sequía hasta cierto punto. Si mantiene el suelo seco durante mucho tiempo, el daño a la planta se vuelve inevitable.

La deshidratación ocurre cuando las células de la planta han perdido casi toda el agua de su interior y no se proporciona reposición.

Las células de una planta de aloe deshidratada se encogerán debido a la pérdida de humedad. Sin agua, las funciones fisiológicas, especialmente los procesos metabólicos, se descarrilan. Esto hace que la planta se debilite y luego muera.

Dibujar un aloe bajo el agua

Las plantas estresadas siempre muestran signos que a menudo se reflejan en su morfología. Los cambios en la estructura de la planta se harán evidentes debido a problemas internos.

Los siguientes son los signos generales que probablemente notará cuando una planta de aloe se deshidrate:

Las hojas se vuelven amarillas

El agua sirve como medio para transportar nutrientes esenciales desde el suelo a las diferentes partes de la planta. Si falta agua en el suelo, las raíces tendrán dificultades para absorber los nutrientes necesarios.

Así que no es de extrañar que las plantas que están bajo el agua también sufran una deficiencia de nutrientes.

La deficiencia de nutrientes a menudo se refleja en el amarillamiento de las hojas. El grado de amarillamiento y apariencia depende del tipo de nutriente que falta. Se necesita familiaridad para diagnosticar correctamente las deficiencias de nutrientes en las plantas. (Fuente: Universidad de Delaware)

Si el amarillamiento ocurre en las hojas más viejas, los nutrientes que faltan están inmóviles (N, P, K y Mg).

El amarillamiento que aparece en las hojas más jóvenes se debe a una deficiencia de nutrientes inmóviles (Ca, Cu, B, Fe, Mn y Zn).

Colgante de áloe

Un aloe seco se aflojará. Debido a la falta de agua en las células de la planta, se vuelven blandas o sueltas. Esto significa que las células se encogen y pierden su forma hinchada.

Es por esto que verás como las plantas que están bajo el agua se van convirtiendo lentamente en una estructura sin vida. El agua mantiene la planta erguida y sin agua la planta pierde su forma.

El aloe tiene puntas marrones.

Las puntas marrones del aloe se parecen a las de la punta de una hoja quemada. Suele aparecer cuando la planta está sobrefertilizada. Sin embargo, también puede indicar que la planta tiene escasez de agua.

Las puntas de las hojas son más vulnerables al marchitamiento porque están más alejadas de la fuente de agua.

Esta parte será la última en recibir la humedad dirigida a las plantas. Por lo que será el primero en sufrir deshidratación.

Márgenes de hojas marrones y secos.

Otro signo de estar inundado es el secado y el oscurecimiento de los bordes de las hojas de su aloe.

Encontrará que la parte central todavía está llena de humedad. Sin embargo, los bordes ya han perdido agua y las células de esas partes han muerto.

  Guía de cuidado y compra de cactus Notocactus Uebelmannianus

Los bordes de la planta de aloe son normalmente delgados y retienen menos agua que las otras partes de la hoja. Por esa razón, durante una sequía severa, puede secarse fácilmente y volverse crujiente.

Rizos de hojas de aloe

El rizado hacia adentro específico de las hojas es un mecanismo de la planta para evitar la pérdida de humedad.

Esto sucede cuando hay una tasa de transpiración rápida y la planta quiere conservar su propia agua. La reducción de la hoja es beneficiosa en épocas de escasez de agua.

El rizado reduce la superficie de las hojas. También reduce parte de los poros estomáticos existentes.

Al hacer eso, las hojas de aloe pueden reducir la cantidad de humedad que se evapora.

Manchas secas y marrones en las hojas.

Las manchas marrones en las hojas de aloe pueden significar muchas cosas. Pero una de las razones más comunes de esto son los problemas de agua, ya sea demasiada o muy poca agua.

Si bien las manchas marrones pueden aparecer en cualquier condición, existen diferencias significativas en cómo aparecen estas manchas.

Con aloe sumergido, las manchas marrones están secas al tacto, a diferencia de las manchas empapadas de agua con demasiada agua.

Estas manchas son las células muertas que han sufrido por la falta de humedad disponible.

La tierra para macetas está muy seca.

Uno de los signos evidentes de estar inundado es la tierra para macetas muy seca. Y lo que queremos decir con seco no es solo seco en la superficie.

Una vez que la tierra se seque hasta el fondo de la maceta, el aloe corre el riesgo de secarse.

El suelo almacena agua a través de sus poros. Por lo tanto, el nivel de agua que puede absorber durante el riego depende de la textura y estructura del suelo utilizado en la maceta. Los suelos arenosos se secan más rápido que los suelos arcillosos.

Cuando la tierra para macetas se vuelve muy seca con el tiempo, las raíces ya no pueden extraer agua de ella.

La planta sufre de deshidratación. Si no se aborda lo suficientemente rápido, la planta alcanzará un punto de marchitez permanente.

Raíces quebradizas

Las raíces funcionan esencialmente en la absorción y transporte de agua desde el suelo a las otras partes de la planta.

Durante la sequía, son las raíces las que sufren primero. Tendrían que hacer un esfuerzo extra para encontrar una fuente de agua.

Si la inmersión continúa, las raíces se encogerían por falta de humedad.

Algunas raíces pueden incluso secarse. Eso explica por qué pueden tener una textura quebradiza cuando se tocan.

Signos de aloe empapado frente a signos de aloe demasiado regado

Los signos de exceso de agua y falta de agua pueden ser bastante similares. A veces te confundes acerca de lo que realmente está causando el problema.

Para guiarte, a continuación se muestra el resumen de las diferencias y similitudes entre un aloe bajo y sobre el agua.

Dibujar aloe bajo el agua Signos de exceso de riego de aloe
Amarillamiento de las hojas Amarillamiento de las hojas
Suelo seco Suelo mojado y empapado
Manchas secas y marrones Manchas marrones empapadas de agua
Raíces secas y quebradizas. Raíces húmedas y blandas
Colgando y marchitándose Colgando

Identificación de la causa de la planta submarina de aloe vera

Riego irregular

El suministro de agua inconsistente afecta la salud de sus plantas de aloe. O beben agua demasiado pronto o tienen mucha sed antes de obtener los líquidos que necesitan. Se debe dar agua a las plantas exactamente cuando la necesitan.

Tenga en cuenta que las plantas pierden constantemente agua de su sistema. De hecho, solo pueden utilizar un porcentaje muy pequeño del agua que absorben.

Esto significa que necesitan un suministro constante de agua para compensar lo que han perdido.

Evaporación rápida del agua

La evaporación del agua de los tejidos vegetales se conoce como transpiración. Los poros estomáticos en la superficie de las hojas son por donde escapa el agua en forma de vapor. Sirve como sus puntos de partida.

  ¿Qué atrae a las cochinillas?

Las suculentas como el aloe normalmente transpiran más lentamente. Esto se debe a que sus tallos carnosos están diseñados para retener agua durante largos períodos de tiempo.

Sin embargo, hay ciertas condiciones que pueden afectar el proceso de transpiración, haciendo que aumente su velocidad.

Un aumento de la temperatura, una mayor velocidad del viento y una disminución de la humedad conducirán a un proceso de evaporación más rápido.

Capacidad de retención de agua del suelo

Una cosa a considerar al mezclar la tierra para macetas para su aloe es su capacidad para retener agua.

Esta propiedad determina la cantidad de agua que el suelo puede contener en sus poros después del riego y drenaje. La capacidad de retención de agua está influenciada por la textura del suelo.

Para las plantas de aloe, se prefiere una tierra para macetas con buen drenaje para evitar la pudrición de la raíz. Una combinación de perlita, roca de lava y corteza proporciona una estructura porosa.

La textura gruesa de la mezcla reduce su capacidad para retener agua, por lo que la mezcla para macetas de aloe no retendrá tanta agua.

Esto se convierte en una desventaja si no riegas constantemente. Existe el peligro de que el agua retenida por el suelo no cumpla con el requisito mínimo de agua de la planta de aloe vera. En ese caso, sumergirse se convierte en un problema.

Toxicidad del nitrógeno

Si ha estado aplicando fertilizante a su aloe pero no lo ha regado lo suficiente, existe una tendencia a que ocurra una intoxicación por nitrógeno.

Puede enjuagar fácilmente el nitrógeno con agua. El riego constante reducirá la acumulación de nitrógeno en el suelo.

Los aloes bajo el agua tendrán dificultades para deshacerse del exceso de nitrógeno debido al riego poco frecuente.

Es mejor abstenerse de fertilizar su planta. De todos modos, las plantas de aloe no necesitan mucho fertilizante.

¿Cómo revivir el aloe bajo el agua?

Revivir una planta de aloe vera bajo el agua requiere varias formas. Sin embargo, no existe una garantía del cien por cien de que su planta se recuperará. Dependerá de la extensión del daño a la planta.

Los aloes parcialmente dañados tienen más probabilidades de recuperarse. Las personas gravemente deshidratadas pueden tardar más en recuperarse. En el peor de los casos, no se recuperan en absoluto.

Para salvar lo que queda de su aloe, estas son las cosas que podría hacer:

Cortar las áreas severamente afectadas

Algunas partes de su aloe pueden haber sufrido mucho por la inundación.

En ese caso hay que cortarlos, porque es imposible devolverlos a la vida. Es hora de sacar un par de tijeras de podar limpias.

Pode las hojas muertas hasta la base. Primero, se deben quitar las hojas más viejas. Las hojas con manchas, bordes y puntas marrones se pueden dejar si el daño es mínimo.

Usar la mezcla adecuada para macetas

Puede ser necesario cambiar la mezcla para macetas de su aloe. Si el medio utilizado es pesado, retendrá más agua.

Sin embargo, no es bueno tener una mezcla de este tipo, ya que aumenta las posibilidades de pudrición de la raíz.

Lo que puede hacer es aumentar la porosidad de la tierra para macetas agregando material orgánico como la corteza.

La textura mejorada asegura un buen drenaje. Pero al mismo tiempo, permite que la mezcla retenga más agua por períodos más largos.

Elija el contenedor del tamaño adecuado

El aloe vera tiene una tendencia a atascarse. Si las plantas ya se están desplazando, el suelo ya no puede proporcionar agua al aloe vera.

Debe transferir su planta de aloe a un recipiente de tamaño proporcional. Recuerde que no debe ser demasiado grande ni demasiado pequeño.

La maceta del tamaño adecuado ayuda a absorber la cantidad correcta de agua que necesita la planta.

  Riego de petunias

Coloque la olla en un ambiente adecuado.

Elegir la ubicación correcta también es importante para que las plantas de aloe prosperen. Asegúrate de colocarlo en áreas con luz brillante pero indirecta. Manténgalo alejado de la exposición directa a la luz solar, se quemará fácilmente.

Aparte de eso, la tierra se secará fácilmente, lo que hará que tu aloe sea más susceptible a las inundaciones.

Si eres alguien que sale de casa durante semanas, es mejor que mantengas tu aloe en el interior.

Seguir el régimen de riego

Siga este régimen específico para regar adecuadamente su planta de aloe:

  1. Controle regularmente la humedad del suelo.

Cada vez que vayas a regar tus plantas, primero revisa el suelo. Puedes hacerlo sumergiendo un dedo o un palo en la tierra para macetas. Las primeras 2-3 pulgadas de tierra deben estar secas antes de regar.

  1. Riegue el suelo profundamente.

Asegúrate de que la tierra para macetas esté bien empapada. Saturar el suelo ayuda a retener más agua entre los espacios porosos. Incluso estimulará el crecimiento de las raíces.

  1. Escurrir bien el exceso de agua.

Esto solo sucede si las macetas tienen buenos agujeros de drenaje. Dale al exceso de agua el tiempo suficiente para que se filtre fuera del recipiente. No olvides quitar el agua estancada en el posavasos de la olla.

  1. Permita suficiente tiempo de aceleración antes de volver a regar.

A diferencia de otras plantas, las suculentas como el aloe requieren un riego menos frecuente. Si bien no hay un tiempo exacto para determinar cuándo regar, debes darle suficiente tiempo a la tierra para macetas para que se seque.

Sin embargo, no debería llegar al punto en que el suelo se seque demasiado. En promedio, toma alrededor de 2 a 3 semanas antes de volver a regar la planta de aloe.

  1. Ajuste el programa de riego a la temporada.

Durante la temporada de primavera y verano, las plantas de aloe necesitan más agua. Cuando llegan las estaciones de otoño e invierno, el riego debe ser menos frecuente.

¿Con qué frecuencia debe regar su aloe?

Regar las plantas, especialmente las suculentas, puede ser un poco complicado. Aunque es tolerante a la sequía, no puedes dejarlo seco por largos períodos de tiempo.

Su contenido de humedad también alcanzará su mínimo y debes regar exactamente cuando sea necesario.

Hay varios factores que deberían influir en la frecuencia de riego. Estos son los siguientes:

Temporada predominante

En primer lugar, hay que tener en cuenta la temporada. ¿Hace demasiado sol y la temperatura es alta? Entonces, la evaporación de la humedad es más rápida durante estas condiciones, por lo que se necesita más agua.

Si la temporada es demasiado fría y húmeda, retenga el agua porque su aloe no la necesitará. Verifique dos veces el contenido de humedad del suelo debajo de la superficie antes de hacerlo.

Tamaño de la planta

En segundo lugar, considere el tamaño de su planta de aloe. Los aloes jóvenes absorberán cantidades de agua relativamente innecesarias que los maduros. Ajuste el volumen de agua con el tiempo a medida que la planta crece.

Tipo de macetas utilizadas

Las macetas de terracota tienden a absorber la humedad porque tiene pequeños poros. Esto evita que la planta reciba demasiada agua. Pero tendrás que regar más a menudo.

En macetas de plástico, la tierra retendrá más humedad porque el agua no se absorbe intacta a través de la superficie. Esto es bueno para evitar que se inunde, sobre todo si tienes que dejar tu aloe vera durante semanas.

Ubicación de la instalación

Mantener su planta de aloe vera afuera requerirá más agua que las que se mantienen adentro. Esto se debe a que las condiciones ambientales en el exterior son más extremas que en el interior.

En un ambiente interior, sus plantas de aloe vera están algo protegidas y la condición se controla mejor.

Puede llevarle un tiempo perfeccionar el régimen de riego de su aloe. A veces se cometen errores en el camino. Su planta puede incluso sufrir por la mala práctica.

Sin embargo, se necesita mucha paciencia para aprender los entresijos del riego adecuado. Sigue haciéndolo hasta que te conviertas en un experto en el cuidado de tus plantas de aloe.

Comparte tu aprecio